Universidad de Salamanca

Creada en 1218, poco después de las de Oxford, París y Bolonia, la historia de la Universidad de Salamanca es también la de la enseñanza superior en castellano. Su título de alma máter de las universidades iberoamericanas y decana de las españolas certifica un papel clave en el desarrollo de los estudios universitarios y del avance científico, pero también como lugar de debate y reflexión sobre aspectos tan importantes como la naturaleza del poder, el derecho de gentes y los conflictos internacionales, sin olvidar su papel como referente contemporáneo en la enseñanza del español.

La Universidad de Salamanca es de carácter público y generalista. Cuenta con campus en las provincias de Salamanca, Ávila y Zamora. Tiene 26 Facultades y Escuelas que imparten 65 grados, 24 dobles grados y 71 Másteres Universitarios de todas las ramas del conocimiento. Tiene 57 departamentos, 13 Institutos Universitarios de Investigación y 11 Centros Propios. La Escuela Internacional de Doctorado desarrolla 40 programas de doctorado y el Centro de Formación Permanente ofrece más de 60 Títulos Propios. La comunidad universitaria está formada por 30.000 estudiantes de más de 50 nacionalidades, 2.000 profesores e investigadores y 1.000 profesionales de administración y servicios.

La Universidad de Salamanca es una universidad global comprometida con el progreso de su entorno y la empleabilidad de sus estudiantes, con una oferta académica amplia y actualizada, una docencia de calidad y con una intensa actividad investigadora, de transferencia e innovación para un desarrollo sostenible.

Links

Displaying all articles

Panorámica de la villa salmantina de Ledesma, donde nació Teresa Hernández Cañedo. Dolores Giraldez Alonso / Shutterstock

La monja organista, cantora… y rebelde

La de Teresa es una historia de una vocación forzada, de un esfuerzo inútil por revertir una situación involuntaria. También es la reconstrucción de parte de la vida conventual del Setecientos salmantino.
La filosofía responde a las crisis actuales como respondió a las crisis pasadas. Lysander Yuen / Unsplash

Tiempos de filosofía y memoria de la catástrofe

Desde el año 2001 se ha agudizado la conciencia de un presente desligado de las mejores tradiciones, por lo que parece estar corto de recursos para pensar sobre un futuro incierto.
Shutterstock / Adrian Grosu

El futuro del cerebro

Los últimos avances nos permiten especular sobre cómo serán las posibilidades en el futuro inmediato, incluyendo comprensión y reparación antes impensables y una mayor integración con el mundo cibernético.

Research and Expert Database

Authors

More Authors