Conservar los olivares, un esfuerzo rentable

El olivar es un cultivo de gran importancia tanto económica como ecológica en España y en Europa. En nuestro país constituye el cultivo permanente de mayor extensión, con más de 2,5 millones de hectáreas. Por otro lado, el olivar es un agroecosistema muy valioso para la biodiversidad puesto que se distribuye alrededor de la cuenca mediterránea, uno de los puntos calientes de biodiversidad mundial, albergando por tanto una rica flora y fauna.

La intensificación agrícola y el aumento de la superficie cultivada con olivar, en buena medida con nuevos marcos de plantación muy densos, derivados ambos de la política productivista de la Política Agraria Común (PAC), han acabado generando una crisis económica del olivar tradicional. Esta estrategia productivista generó también una gran pérdida de biodiversidad y degradación de sus servicios ecosistémicos.

El resultado ha sido un agrosistema simplificado al máximo en donde la biodiversidad asociada está muy por debajo de sus posibilidades y con problemas tan preocupantes como la erosión.

Paisajes más homogéneos y menos verdes

Aunque los olivares son todavía un importante refugio para la flora y fauna mediterráneas, se pueden encontrar situaciones muy diversas, con olivares ricos en biodiversidad y otros muy empobrecidos. En general, la eliminación de las cubiertas vegetales y la homogenización del paisaje circundante afectan negativamente en la biodiversidad de los olivares.

Número inicial de especies sensibles al manejo agrícola en los olivares demostrativos del proyecto. Olivares Vivos

Ante esta crisis se requieren modelos de agricultura que tengan como objetivo, y no como consecuencia, detener la pérdida de biodiversidad a la vez que asegura la rentabilidad del cultivo. Esto es lo que persigue el proyecto LIFE Olivares Vivos (OOVV), que vincula la recuperación de biodiversidad con la mejora de la rentabilidad de los olivares mediante una certificación con base científica que rentabilice en el mercado el valor añadido que supone esa recuperación de biodiversidad. El proyecto pretende:

  • Diseñar un modelo de olivicultura que recupera biodiversidad.
  • Establecer un sistema de certificación con base científica que lo avale.
  • Trasladar el valor de la certificación al mercado mediante una marca de garantía (OOVV) para sus aceites de oliva virgen extra.
  • Establecer la mejor estrategia comercial para dotar a la marca de garantía de valor añadido reconocido y rentable en el mercado del aceite.

¿Es la biodiversidad rentable para el agricultor?

La biodiversidad provee importantes servicios ecosistémicos directos en el olivar, como el control de la erosión y el aumento de la fertilidad del suelo, el mejor aprovechamiento del agua y el control biológico de plagas. También proporciona otros beneficios indirectos, como el incremento de insectos polinizadores o la restauración natural del paisaje a través de la dispersión de semillas que hacen las aves frugívoras y que acaba redundando en la biodiversidad del propio cultivo. Todo esto supone un menor gasto de insumos.

Olivar en la Comarca de la Vega de Granada. Landahlauts/Flickr, CC BY-NC-SA

Además, las estrategias comerciales de diferenciación son una alternativa de rentabilidad frente a aquellas centradas en la maximización de la producción, y los valores añadidos sociales y ambientales suponen un importante activo en esas estrategias. Los consumidores otorgan cada vez más importancia a los valores relacionados con la preservación del medio ambiente, el origen natural de los productos, que sean saludables o que conserven la biodiversidad.

Por último, las explotaciones que opten por una certificación de calidad ambiental, como puede ser el fomento de la biodiversidad, estarán mejor posicionadas ante la creciente exigencia ambiental de la PAC.

¿Es costoso recuperar biodiversidad en el olivar?

Recuperar biodiversidad requiere recobrar las cubiertas herbáceas, introducir heterogeneidad mediante restauración de zonas improductivas dentro y entre cultivos, e instalar infraestructuras verdes como charcas y cajas anidaderas para aves, murciélagos e insectos.

El tipo e intensidad de las actuaciones necesarias para recuperar la biodiversidad dependerá del estado de las cubiertas vegetales en la finca y del contexto paisajístico en el que se encuentre. Pero, en general, el modelo OOVV tiene una incidencia limitada en los costes de producción ya que su interferencia en las actividades agrícolas es muy limitada.

Además, el periodo de amortización de estas medidas es muy largo, sus efectos positivos se incrementan con el tiempo y los costes de mantenimiento son muy bajos.

Los agricultores que opten por este modelo obtendrán beneficios derivados del valor de la marca de garantía OOVV en el mercado, de un incremento y estabilización del precio de venta del aceite (como ocurre en otras certificaciones que garantizan un valor añadido), de la mejora en la variedad y calidad de los servicios ecosistémicos y de un mejor posicionamiento de las explotaciones ante las exigencias agroambientales presentes y futuras de la PAC.

En definitiva, los agricultores deben estar interesados en recuperar biodiversidad en sus cultivos, ya que trabajar a favor de la naturaleza es más rentable que hacerlo en contra.


José E. Gutiérrez Ureña, Carlos Ruíz y Samuel Galiano, todos ellos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO BirdLife), son miembros del equipo coordinador del proyecto Olivares Vivos y coautores del presente artículo.