Menu Close
Odiseo cuestiona al adivino Tiresias (Alessandro Allori, 1580). Wikimedia Commons

COVID-19: Lecciones de la Odisea y Edipo Rey

Tiresias era el adivino ciego de la antigüedad clásica, un mito aleccionador para quienes parecen no ver lo que está pasando hoy, pero sí creen anticipar el porvenir. El futurólogo hermafrodita (fue hombre, después mujer y luego volvió a ser hombre) interviene en la Odisea y en el Edipo Rey. Los reyes de Tebas e Itaca reciben su advertencia: el conocimiento no es suficiente para esquivar un destino fatal, pues hace falta voluntad robusta y gran empeño para evitarlo.

La paradójica lección de sus predicciones puede ayudarnos a pensar las implicaciones de lo que sabemos, aquello que no podemos ver, lo que hemos de hacer y deberíamos prever en la crisis que vivimos.

Estos días de agosto se pierde demasiado tiempo en el debate sobre monarquía o república, en lugar de aprovecharlo para avanzar cambios en la legislación sanitaria y educativa que necesitamos con urgencia. Algunos responsables públicos prefieren no sacrificar parte de sus vacaciones, pero lo cierto es que la situación se deteriora y convendría disponer de todos los instrumentos jurídicos precisos antes del otoño.

¿Acaso no sabemos que necesitamos alternativas al confinamiento total?; ¿no es seguro que precisaremos equilibrar la prioridad sanitaria y otros intereses?; ¿cuál es el alcance del deber de colaboración con la red de vigilancia epidemiológica?; ¿se pueden exigir responsabilidades a una persona por no comunicar sus contactos estrechos, o incumplir su cuarentena?

Que no podamos ver todo lo que ocurre no quiere decir que seamos incapaces de pensar y reflexionar para evitar errores. Tiresias conversa con dos monarcas errantes, pero es desigual su destino: uno se arranca los ojos; otro vuelve finalmente a casa (me gusta más este final). La lección es que dependemos de nosotros mismos: debemos ser conscientes de que la situación puede empeorar, de modo que hay que estar preparados. No se entiende entonces cierta sensación de relajo en puntos críticos, hasta fechas recientes, ni la ausencia de previsiones normativas más detalladas en una reforma imprescindible de varias leyes.

Según la literatura especializada, la incertidumbre no se afronta con planificación, sino manteniendo la alerta. Aquellas organizaciones que deben funcionar en contextos de riesgo continuado, requieren altísimos niveles de atención. Estar pendiente y apoyar al máximo a los profesionales sanitarios son reglas básicas para prevenir los peores escenarios.

Alfred Schutz, el introductor de la fenomenología en las ciencias sociales, dedicó hace años un buen estudio al saber privilegiado de Tiresias, cuyo conocimiento de los siguientes sucesos sería experiencia vivida del pasado. Una sociedad que ya ha sufrido la primera ola, el confinamiento y el derrumbe económico, debiera tener presentes al pensar su futuro los mensajes de la sabiduría clásica: aprender del pasado, prudencia, esfuerzo y atención.

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 115,000 academics and researchers from 3,739 institutions.

Register now