Menu Close
Un hombre grita ante un micrófono.

Meat Loaf: un complicado gigante musical

Ridiculizadas por los críticos y los guardianes de lo cool, las bombásticas actuaciones de Meat Loaf fueron amadas por millones de personas, proporcionando una banda sonora a las vidas de varias generaciones.

El cantante Marvin Lee Aday era un narrador poco fiable. En las entrevistas ofrecía versiones contradictorias sobre detalles tan básicos como su fecha de nacimiento, su nombre real o por qué y cómo llegó a ser conocido como Meat Loaf. Según su autobiografía, una herencia de su madre le permitió, siendo un adolescente perturbado y angustiado, abandonar la casa de un padre alcohólico y violento para vivir, primero en Dallas, y posteriormente en California.

Participó en las producciones originales en Los Ángeles de Hair y The Rocky Horror Show, y también apareció en la adaptación cinematográfica de esta última en 1975.

Durante una audición para More Than You Deserve del dramaturgo y compositor en ciernes Jim Steinman, cuya canción principal aparecería más tarde en el álbum Dead Ringer, Steinman identificó a su protagonista ideal para el proyecto Bat out of Hell.

Los ejecutivos de la discográfica no estaban tan convencidos. Pensaban que la combinación de un cantante corpulento y sudoroso con unos arreglos musicales poco ortodoxos, a caballo entre Phil Spector y Wagner, era una completa anomalía en la era del punk y la música disco. La extraña pareja acabó siendo contratada por el sello independiente Cleveland tras conseguir que Todd Rundgren se incorporara como productor.

El cantante y actor texano sobrevivió a su principal colaborador menos de un año. Su fichaje por Cleveland sería el inicio de una carrera llena de éxitos y fracasos.

Éxito difícil

Bat Out of Hell –uno de los cinco discos más vendidos de todos los tiempos– se publicó en 1977. Casi todas las canciones procedían de un proyecto universitario de Steinman basado en Peter Pan. Al no poder obtener los derechos de los herederos de J. M. Barrie, Steinman recicló el material en Bat Out of Hell. Los musicales de Jukebox suelen basarse en un cancionero preexistente, pero Bat out of Hell se caracteriza por ser un lanzamiento que apareció antes en las listas de éxitos que en el escenario.

Dado que tres de las siete canciones del álbum superan los ocho minutos, no se desperdicia ni un solo momento. Éxitos como Paradise by the Dashboard Light y Bat out of Hell (diseñadas para superar al éxito de los años sesenta Tell Laura I Love Her como la canción definitiva sobre accidentes de tráfico) son más que placeres culpables. Encierran las sensaciones, si no las realidades, de un adolescente hormonado y entregado al sexo, la muerte y el rock'n'roll.

El álbum vendió más de 10 millones de copias en Estados Unidos y estuvo más de diez años en las listas del Reino Unido. Sin embargo, Meat Loaf no estaba preparado ni mental ni físicamente para la presión del éxito ni para las giras a gran escala. Tras perder la voz en la gira Bat Out of Hell de 1978, sufrió múltiples crisis nerviosas e intentó suicidarse. Steinman perdió la paciencia, y la secuela planeada para Bat fue dejada de lado.

Hubo éxitos ocasionales en la década de 1980 sin Steinman (por ejemplo, Modern Girl y Midnight at the Lost and Found), pero la estrella de Meat Loaf estaba en declive. A pesar de haber grabado uno de los álbumes más exitosos de la época dorada del rock, en 1983 el cantante se enfrentaba a la perspectiva de la quiebra.

Sin embargo, tocando en lugares más pequeños y adoptando técnicas vocales más sofisticadas, un programa de giras constante a lo largo de la última parte de la década de 1980 transformó a Meat Loaf en uno de los intérpretes en vivo más consumados del mundo. Una grabación de un concierto de casi tres horas en 1988 en Edimburgo demuestra por qué este periodo es considerado su mejor momento en directo por los fans más acérrimos.

También se aseguró de estar mejor preparado para cosechar los frutos cuando él y Steinman protagonizaron uno de los regresos más improbables del rock con Bat out of Hell II en 1993, con el single principal I’d Do Anything for Love (But I Won’t do That), que encabezó las listas de éxitos en 28 países. La década de los 90 marcó la fase imperial de Meat Loaf, que agotó las entradas en los estadios y disfrutó de la fama, apareciendo en películas como El club de la lucha (1997) y Spice World (1999).

Sin embargo, a diferencia de Peter Pan, Meat Loaf no era eternamente joven, y a menudo aparecía perdido. Tras desplomarse en el escenario de Newcastle en 2007, dijo que no volvería a dar un concierto. En realidad, siguió de gira durante otra década, el equivalente musical de un boxeador veterano que no sabe cuándo colgar los guantes.

Cuando el cantante quiso ir por libre con Bat Out of Hell III (2006), Steinman emprendió acciones legales. Un acuerdo extrajudicial dio vía libre al compositor para desarrollar una versión teatral de este espectáculo. A pesar de sus diferencias, Meat Loaf asumió las tareas de promoción cuando la salud de Steinman le impidió organizar el estreno de Bat Out of Hell the Musical en 2017.

Ahora que muchos de los padres fundadores del rock han muerto, mi investigación actual sobre los musicales de rock (como este y Lazarus de David Bowie) los considera como una manera de reimaginar una de las principales formas de expresión cultural de la segunda mitad del siglo pasado.

Dotado de una de las voces más originales del rock (entre sus admiradores están Axl Rose y Kurt Cobain), el control de calidad nunca fue el fuerte de Meat. Sin embargo, en sus mejores momentos, Loaf era un peso pesado, capaz de mantenerse al lado de los mejores intérpretes del mundo, independientemente del género.

This article was originally published in English

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 148,400 academics and researchers from 4,410 institutions.

Register now