Menu Close
Pollen grains shown through a scanning electron microscope and colorized
El polen puede suprimir la forma en que el sistema inmunológico humano responde a los virus. Callista Images via Getty Images

Polen puede aumentar el riesgo de contraer COVID-19, ya sea que tengas alergias o no, según estudio

La exposición al polen puede aumentar el riesgo de desarrollar COVID-19, y no es solo un problema para las personas con alergias, muestra una nueva investigación. El fisiólogo vegetal Lewis Ziska, coautor del nuevo estudio revisado por pares y de otra investigación reciente sobre el polen y el cambio climático, explica los hallazgos y explica por qué las temporadas de polen son cada vez más largas e intensas.

¿Qué tiene que ver el polen con un virus?

La conclusión más importante de nuestro nuevo estudio es que el polen puede ser un factor en la exacerbación de COVID-19.

Hace un par de años, mis coautores demostraron que el polen puede suprimir la forma en que el sistema inmunológico humano responde a los virus. Al interferir con las proteínas que señalan las respuestas antivirales en las células que recubren las vías respiratorias, puede hacer que las personas sean más susceptibles a una gran cantidad de virus respiratorios, como el virus de la gripe y otros virus del SARS.

En este estudio, analizamos específicamente COVID-19. Queríamos ver cómo cambiaba el número de nuevas infecciones con el aumento y la caída de los niveles de polen en 31 países de todo el mundo. Descubrimos que, en promedio, alrededor del 44 por ciento de la variabilidad en las tasas de casos de COVID-19 estaba relacionada con la exposición al polen, a menudo en sinergia con la humedad y la temperatura.

Las tasas de infección tendieron a aumentar cuatro días después de un alto recuento de polen. Si no hubo bloqueo local, la tasa de infección aumentó en un promedio de aproximadamente 4 por ciento por 100 granos de polen en un metro cúbico de aire. Un bloqueo estricto redujo el aumento a la mitad.

Esta exposición al polen no es solo un problema para las personas con fiebre del heno. Es una reacción al polen en general. Incluso los tipos de polen que normalmente no causan reacciones alérgicas se correlacionaron con un aumento de las infecciones por COVID-19.

¿Qué precauciones puedes tomar?

En los días con altos recuentos de polen, trata de permanecer adentro para limitar su exposición tanto como sea posible.

Cuando estés al aire libre, usa una máscara durante la temporada de polen. Los granos de polen son lo suficientemente grandes como para que casi cualquier máscara diseñada para alergias funcione para mantenerlos fuera. Sin embargo, si estornudas y toses, use una máscara que sea eficaz contra el coronavirus. Si es asintomático con COVID-19, todos esos estornudos aumentan sus posibilidades de propagar el virus. Los casos leves de COVID-19 también pueden confundirse con alergias.

¿Por qué la temporada de polen dura más?

A medida que cambia el clima, vemos tres cosas que se relacionan específicamente con el polen.

Uno es un comienzo más temprano de la temporada de polen. Los cambios de primavera están comenzando antes y hay señales a nivel mundial de exposición al polen más temprano en la temporada.

En segundo lugar, la temporada general de polen se está alargando. El tiempo que está expuesto al polen, desde la primavera, que es impulsado principalmente por el polen de los árboles, hasta el verano, que son las malezas y los pastos, y luego el otoño, que es principalmente ambrosía, es aproximadamente 20 días más largo en América del Norte ahora que fue en 1990. A medida que avanza hacia los polos, donde las temperaturas aumentan más rápidamente, descubrimos que la temporada se está volviendo aún más pronunciada.

En tercer lugar, se está produciendo más polen. Colegas y yo describimos los tres cambios en un artículo publicado en febrero.

A medida que el cambio climático impulsa el conteo de polen hacia arriba, eso podría resultar en una mayor susceptibilidad humana a los virus.

Estos cambios en la temporada de polen se han producido durante varias décadas. Cuando mis colegas y yo miramos hacia atrás en tantos registros diferentes de almacenamiento de polen como pudimos localizar desde la década de 1970, encontramos evidencia sólida que sugiere que estos cambios han estado ocurriendo durante al menos los últimos 30 a 40 años.

Las concentraciones de gases de efecto invernadero están aumentando y la superficie de la Tierra se está calentando, y eso afectará la vida tal como la conocemos. He estado estudiando el cambio climático durante 30 años. Es tan endémico del entorno actual que será difícil analizar cualquier problema médico sin al menos intentar comprender si el cambio climático ya lo ha afectado o va a hacerlo.

Este artículo fue traducido por El Financiero.

This article was originally published in English

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 126,600 academics and researchers from 4,015 institutions.

Register now