Menu Close
Snow covers cars and forms a tunnel where a sidewalk has been shoveled out
Los bostonianos tuvieron que cavar para librarse de casi dos pies (0,6 metros) de nieve después de que una histórica tormenta de nieve a finales de enero de 2022. Scott Eisen/Getty Images

¿Qué tiene que ver el cambio climático y las tormentas de nieve que experimenta EEUU?

El noreste de Estados Unidos, región donde se encuentra la ciudad de Boston, ha visto un montón de nieve este invierno de 2021-2022, incluyendo una tormenta que dejó casi 0,6 metros de nieve a finales de enero. Pero esto no debería haber sido una sorpresa: Esta parte de EEUU ha visto muchas tormentas como ésta en las últimas décadas.

De hecho, más de un siglo de registros meteorológicos fiables muestran que muchas de las nevadas más intensas del noreste se han producido desde 1990, incluyendo siete de las 10 principales tanto en Boston como en Nueva York.

Al mismo tiempo, los inviernos en el Atlántico Medio y el Noreste se han calentado unos 4 grados Fahrenheit (2,2 C) desde finales del siglo XIX.

¿Cómo se puede conciliar la racha de grandes tormentas de nieve con el calentamiento del clima? Soy un científico atmosférico. Veamos una importante ley de la física y algunas teorías que pueden ayudar a explicar los cambios.

El gráfico muestra cómo las temperaturas invernales están subiendo en el noreste de los EEUU.

Aire más cálido, más humedad

En primer lugar, el aire más caliente puede retener más humedad que el aire frío.

Piensa en la atmósfera como una esponja. El aire retiene un 4% más de vapor de agua por cada grado Fahrenheit adicional de temperatura (es decir, un 7% por grado Celsius). La ley física que explica esta relación se conoce como relación Clausius-Clapyron.

Este aumento de la humedad atmosférica contribuye a intensificar el ciclo del agua. El noreste y el Atlántico medio, regiones vecinas de EEUU, se han vuelto más húmedos, no sólo en invierno, sino también en primavera, verano y otoño. Además de una mayor precipitación total a lo largo de una estación y de un año, la humedad adicional también alimenta acontecimientos extremos, como huracanes más intensos y lluvias torrenciales. En las últimas décadas, el noreste ha experimentado un aumento de más del 50% en las precipitaciones más intensas, el mayor incremento de todas las regiones de Estados Unidos.

A principios del siglo XX, los inviernos en el noreste estadounidense solían tener una media de 22 grados Fahrenheit. Ahora, 26 grados es la nueva temperatura oficial “normal”, definida como la media de 1991-2020. Algunos inviernos recientes han superado los 30 grados.

En el noreste de EEUU, pues, tenemos un entorno que se ha calentado, pero que a menudo sigue estando por debajo de los cero grados Fahrenheit. Dicho de otro modo, las regiones del mundo que son lo suficientemente frías para la nieve se han calentado lo suficiente como para recibir la visita de tormentas capaces de retener y dejar caer más humedad. En lugar de intensos aguaceros como los que se han producido últimamente en el estado de Luisiana, la región recibe fuertes nevadas.

El gráfico muestra las nevadas más intensas de Boston y Nueva York (la nieve se mide en pulgadas).

El calentamiento del océano juega un papel importante

La ventisca de enero fue impulsada por las aguas oceánicas del Atlántico occidental, que son más cálidas de lo normal. Esto también forma parte de un patrón constante.

Los océanos han estado absorbiendo más del 90% del calor adicional atribuible al aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera debido a las actividades humanas, especialmente la quema de combustibles fósiles. Los océanos contienen ahora más energía térmica que en cualquier otro momento desde que comenzaron las mediciones hace seis décadas.

Los científicos están estudiando si el calentamiento global puede estar provocando una ralentización de la cinta transportadora de corrientes oceánicas que transportan el agua por todo el planeta. Las imágenes de satélite y las mediciones oceánicas muestran que las aguas más cálidas se han “amontonado” a lo largo de la costa este, un posible indicio de la ralentización de la Circulación Meridional Volcánica del Atlántico.

La humedad evaporada del agua del océano proporciona gran parte de la energía de los ciclones tropicales y extratropicales de latitudes medias, conocidos comúnmente como “nor'easters”.

El Ártico también influye en el patrón de nieve

Mientras que los sistemas de tormentas tropicales se alimentan principalmente de agua cálida, los nor'easters obtienen energía de los fuertes gradientes de temperatura donde se encuentran las masas de aire frío y cálido. La frecuencia de los brotes de aire frío es otro aspecto del cambio climático que puede estar contribuyendo al reciente aumento de las nevadas extremas.

Investigaciones recientes han sugerido que el calentamiento del Ártico, incluida la disminución del hielo marino y de la capa de nieve, está influyendo en el comportamiento del vórtice polar, una banda de fuertes vientos del oeste que se forma en la estratosfera entre 10 y 30 millas (16 a 48 kilómetros) por encima del Ártico cada invierno. Los vientos encierran una gran reserva de aire extremadamente frío.

Cuando el Ártico es relativamente cálido, el vórtice polar tiende a ser más débil y se alarga o “estira” más fácilmente, permitiendo que el aire extremadamente frío se sumerja hacia el sur. Los episodios de estiramiento del vórtice polar han aumentado notablemente en las últimas décadas, lo que ha provocado, en ocasiones, un clima invernal más severo en algunos lugares.

La amplificación del Ártico, el mayor calentamiento a nuestro norte, puede, paradójicamente, estar ayudando a transportar aire frío a la costa este de EEUU durante las interrupciones del vórtice polar, donde el aire frío puede interactuar con el aire más cálido y cargado de humedad del océano Atlántico occidental, más cálido de lo normal. El más reciente evento de vórtice polar estirado ayudó a reunir los ingredientes clave para la histórica ventisca.

¿Qué nos espera?

Los modelos climáticos globales prevén un aumento de las nevadas más extremas en amplias zonas del hemisferio norte con el futuro calentamiento. En otras partes del mundo, como Europa Occidental, la intensificación del ciclo hidrológico significará más lluvia invernal que nieve a medida que aumenten las temperaturas.

En la costa este de Norteamérica, así como en el norte de Asia, se espera que las temperaturas invernales sigan siendo lo suficientemente frías como para que las tormentas traigan consigo fuertes nevadas, al menos hasta mediados de siglo. Los modelos climáticos sugieren que las nevadas extremas serán más raras, pero no necesariamente menos intensas, en la segunda mitad del siglo, ya que más tormentas producen lluvia.

El fuerte aumento de las tormentas invernales de gran impacto en el noreste es una manifestación esperada del calentamiento del clima. Es otro riesgo para el que Estados Unidos tendrá que prepararse a medida que los fenómenos extremos se vuelvan más comunes con el cambio climático.

Este artículo fue traducido por Univision.

This article was originally published in English

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 187,200 academics and researchers from 5,000 institutions.

Register now