Menu Close
Rishi Sunak y Boris Johnson saliendo a paso ligero de Downing Street.
Rishi Sunak, junto con Sajid Javid, inició la oleada de dimisiones que hizo caer a Johnson. ZUMA Press, Inc. / Alamy Stock Photo

¿Quiénes son los principales candidatos a sustituir a Boris Johnson?

La mayoría de los primeros ministros habría dimitido por cualquiera de los escándalos en los que se ha visto envuelto el gobierno de Boris Johnson.

Johnson, que nunca ha sido partidario de las tradiciones ni de las normas, ha sorteado casi todas las crisis, pero el asunto de Chris Pincher fue la gota que colmó el vaso.

Encabezados por el secretario de Sanidad, Sajid Javid, y el canciller Rishi Sunak, más de 50 miembros del gobierno de Johnson dimitieron en un día y medio. Ahora Johnson ha dimitido como líder del partido, prometiendo seguir siendo primer ministro hasta que se elija un nuevo líder.

Johnson no era un líder típico, y su sucesor tendrá un trabajo difícil. Tendrá que reforzar el Partido Conservador antes de las próximas elecciones generales (que podrían llegar más pronto que tarde) y tendrá que distanciarse de los aspectos más problemáticos del legado de Johnson, al tiempo que estabiliza el barco y atrae al electorado. Estos son los probables candidatos para esta tarea aparentemente imposible:

Ben Wallace

Aunque quizá no sea tan conocido como algunos de los candidatos, el secretario de Defensa Ben Wallace está considerado como un serio aspirante. Ha sido fundamental en la respuesta del Reino Unido a la invasión rusa de Ucrania y fue claro en cuanto a la necesidad de actuar para evacuar a los ciudadanos británicos y otras personas en peligro en el período previo a la toma del poder por los talibanes en Afganistán. No dimitió como miembro del gabinete de Johnson, lo que podría contar en su contra, pero ciertamente parece un candidato fuerte. Los primeros sondeos sugieren que Wallace es el candidato a batir, pero la campaña pondrá a prueba su temprana popularidad.

Penny Mordaunt

La secretaria de Estado de Política Comercial no es necesariamente un nombre conocido, pero es muy respetada dentro del Partido Conservador. Mordaunt fue una ministra de Defensa de corta duración y recientemente reservista de la Armada Real. Anteriormente fue secretaria de Estado para el Desarrollo Internacional (antes de que el departamento se fusionara con el Ministerio de Asuntos Exteriores). Al igual que Wallace, Mordaunt se mantuvo al lado de Johnson en los últimos días, pero su popularidad dentro del partido podría permitirle superar ese problema, sobre todo si puede hacer valer sus credenciales pro-Brexit.

Rishi Sunak

El excanciller fue considerado el líder en espera en las primeras etapas de la pandemia. Sus primeros éxitos con el plan de permisos elevaron su estatus y perfil, pero su estrella se desvaneció rápidamente. Las preguntas sobre la situación fiscal y la riqueza de su esposa hicieron que Sunak pareciera estar alejado de los votantes. También fue multado por la policía, como Johnson, por las fiestas del confinamiento en Downing Street. Aunque sigue siendo un candidato fuerte, podría haber deseado que su oportunidad de presentarse como líder hubiera llegado antes.

Sajid Javid

Javid tiene el honor de haber dimitido dos veces de un gabinete de Johnson. Su primera dimisión, en su papel como canciller justo antes de la pandemia, fue impulsada por su deseo de nombrar a su propio personal. Fue invitado a volver al gabinete tras la dimisión de Matt Hancock. Aunque muchos dentro del partido lo consideran un parlamentario muy capaz, con una formación de clase trabajadora que contaría a su favor, a algunos les preocupa que Javid haya mostrado falta de criterio al reincorporarse al gabinete de Johnson.

Nadhim Zahawi

Zahawi saltó a la palestra pública cuando encabezó la implantación de la vacuna. Su paso por la secretaría de Educación ha sido valorado positivamente, pero su traslado al Tesoro menos de dos días antes de decirle a Johnson que dimita ha hecho que algunos cuestionen sus motivos. Es probable que la percepción de que permitió que la ambición personal anulara su brújula moral perjudique a Zahawi. Tendrá que responder por ello cuando el partido y el país se lo pidan.

Liz Truss

La secretaria de Asuntos Exteriores, que se encuentra en el extranjero en viaje oficial, estará sin duda agradecida por no haberse visto envuelta en el caos de esta semana. ¿Pero está demasiado ausente? Aunque muchos la consideran un “par de manos seguras”, no es una candidata dinámica a líder, y es dudoso que pueda convertirse en un activo electoral para el partido. Si los conservadores quieren una opción segura en lugar de otro líder “emocionante” que siga los pasos de Johnson, Truss puede tener una oportunidad.

Liz Truss con un vestido azul oscuro, caminando hacia la cámara con el número 10 de Downing Street detrás de ella
La ministra británcia de Asuntos Exteriores, Liz Truss, ha estado fuera del país durante la caída de Johnson. Vuelve como posible aspirante al liderazgo del partido. Facundo Arrizabalaga / EPA-EFE

Dominic Raab

El viceprimer ministro es otro potencial líder en espera. Ha ocupado varios puestos en el gabinete, como secretario de Estado para el Brexit, ministro de Asuntos Exteriores y ahora ministro de Justicia. Si bien es cierto que ocupa un puesto de alto rango, ha dado varios pasos en falso. Como ministro del Brexit, terminó las negociaciones que inició su predecesor David Davis, y luego dimitió porque no podía aceptar el acuerdo que ayudó a cerrar. Como ministro de Asuntos Exteriores, fue criticado por su falta de rapidez durante la toma de posesión de los talibanes en Afganistán. Esto, unido a sus comentarios antes de entrar en el gabinete en los que calificaba a los trabajadores británicos como los “peores holgazanes del mundo”, lo convierten en una posibilidad remota para Downing Street.

El resto del grupo

En los bancos traseros, se espera que haya al menos tres candidatos potenciales: el exsecretario de Sanidad Jeremy Hunt, el prominente brexiteer Steve Baker y el respetado diputado de los bancos traseros Tom Tugendhat.

Para cualquier diputado que quiera catapultarse a Downing Street, el camino será probablemente accidentado.

Suele ser necesario un historial de éxitos. Esto es más difícil para un backbencher, ya sea porque nunca ha estado en el gabinete o porque ha dejado el gabinete (normalmente después de que se lo pidieran). Estas personas tienen un largo camino por delante.

Habrá otros que querrán explorar sus perspectivas con el partido. Los secretarios del gabinete Priti Patel o incluso Jacob Rees-Mogg podrían tirarse a la piscina, pero es probable que no tengan éxito.

La batalla que se avecina tendrá inevitablemente sus giros y vueltas, y es casi imposible predecir el resultado. Muchos dentro del Partido Conservador, y quizás del país, esperarán tiempos menos emocionantes que los que han vivido recientemente.

This article was originally published in English

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 150,800 academics and researchers from 4,455 institutions.

Register now