Cuando los alumnos deciden organizar un congreso

En 2010, la Universidad Politécnica de Valencia decidió crear Comunica2 y utilizarlo para aplicar la narrativa transmedia a la enseñanza. Edwin Andrade / Unsplash

Cuando los alumnos deciden organizar un congreso

Si desea leer la versión original de este artículo, está publicada en la Revista Telos, de la Fundación Telefónica.

Si bien se considera que los miembros de la llamada generación Z (1995-2010) son nativos digitales por el hecho de haber nacido y convivido con la tecnología, también se les tiene por jóvenes menos comunicativos, con una menor capacidad para relacionarse en el trato directo.

Nuestra hipótesis es que, aunque su forma de comunicación haya incluido las competencias digitales, la falta de una generación anterior que les haya instruido les convierte en huérfanos digitales. Por ello, están acostumbrados a ser autodidactas y a aprender a aprender, capacidades que deben de ser potenciadas en la enseñanza.

Una pregunta de los alumnos

En nuestra universidad, en 2010, quedó patente que los propios profesores de Comunicación no tenían el conocimiento y la experiencia necesarios en redes sociales para enseñar a los alumnos. Cualquier persona que quisiera entrar en el mercado laboral debía conocer qué se estaba haciendo en las redes, cómo plantear una estrategia, cómo medir los resultados y cómo implementar nuevas narrativas, así que los estudiantes propusieron organizar un curso que impartiese algún profesional con experiencia en, por aquel entonces, Facebook y Twitter.

Tras un debate, se decidió crear una jornada o congreso para poder invitar a diferentes especialistas y aprender sobre los cambios que estaban surgiendo en el mundo de la comunicación digital. Al ser una idea de los alumnos, ellos mismos investigaron a quién invitar y qué formato tenía que tener el evento, incluyendo talleres prácticos y mesas redondas en donde poder plantear diferentes formas de entender la comunicación digital. Así nació Comunica2.

La narrativa transmedia

Desde el inicio nos interesó potenciar las capacidades generacionales que ellos traían. La narrativa transmedia es un tipo de relato donde la historia se desarrolla en múltiples medios y plataformas de comunicación, y en el cual una parte de los consumidores asume un papel activo en ese proceso de expansión.

La utilización de la narrativa transmedia en un proyecto docente ayudaba a fomentar un aprendizaje colaborativo. Permitía saltar de una plataforma a otra y de un formato a otro, a partir de la combinación de ciertos elementos: la creatividad de los alumnos, sus habilidades sociales y su capacidad para moverse entre diferentes recursos y para ofrecer algo accesible para los usuarios que pudiese explorarse una y otra vez.

Comunica2 generó un aprendizaje transversal en el que los propios alumnos, apoyados por técnicos, docentes, exalumnos y empresas colaboradoras, formaban a las nuevas generaciones en gran cantidad de contenidos y habilidades. También se consideró un proyecto transmedia porque el conocimiento fluye de año en año entre diferentes medios y plataformas, y los usuarios forman parte activa de la enseñanza.

La gestión activa

Hoy en día, más de 60 alumnos lideran, programan y ejecutan todo el trabajo de comunicación y difusión de Comunica2, así como la gestión del mismo.

Para organizarlo, se aplican las metodologías de aprendizaje activo transmedial muy centradas en la competencia digital y en esa capacidad generacional que tienen de aprender a aprender. Asimismo se pone en práctica la colaboración, tanto en el estudio como en el modelo de trabajo en equipo a través de plataformas online. Esto proporciona al alumnado mecanismos que promueven un aprendizaje estable y duradero. Los contenidos que se generan durante el congreso también se distribuyen a través de diferentes medios.

Tras ocho ediciones, cada año es una nueva aventura. El proyecto está pensado para experimentar con nuevos formatos y plataformas con el objetivo de llegar a los alumnos adaptándose a sus formas de consumir ocio hoy en día. Y no solo a través de los canales habituales, sino ampliando la comunidad al mundo entero a través de las redes sociales y la trasmisión en directo por Internet.

Una de las ventajas que tiene participar en el proyecto es el análisis que se hace de las habilidades interpersonales, cada día más necesarias en el mercado laboral. Los voluntarios del congreso adquieren valores como el trabajo en equipo, la delegación y la supervisión de tareas, destrezas digitales, la responsabilidad, la pérdida de la inocencia y el despertar de las propias capacidades.

Aprender en el campo de batalla

Hacer que los estudiantes desarrollen competencias transversales a través de una mayor participación se ha convertido en parte esencial de la enseñanza. En Comunica2, los que ya han pasado por esta experiencia van adquiriendo el nivel suficiente para formar a las nuevas generaciones. Según diferentes estudios, la cooperación ofrece altos niveles de éxito, una mayor retención de lo que se ha aprendido, mayor razonamiento y voluntad para desarrollar tareas difíciles y capacidad para conseguir superarlas.

Si hace ocho años nos preguntábamos si era posible la formación práctica y transversal con trabajo en equipo colaborativo a través de distintas generaciones de alumnos, incluidos los que ya han finalizado los estudios, y empresarios, hoy sabemos que la respuesta es afirmativa. Ahora bien, es necesaria una gran implicación por parte de los docentes y técnicos involucrados para que todo el equipo se sienta parte de un mismo proyecto y dé lo máximo de sí mismo.

Es inspirador descubrir que, desde que acaba una edición, el equipo ya tiene la cabeza en la siguiente, pensando a quién podría invitar como ponente, qué mesas o talleres montar, qué mejorar de otras ediciones, qué novedades introducir y cómo innovar.

Los alumnos consideran que “aprenden mucho más en el mes de gestión y puesta en marcha del congreso que en el aula”. Al final, aprenden a comunicar comunicando.