Menu Close

Virus adenoasociado: ¿quién es este nuevo sospechoso en las hepatitis infantiles de origen desconocido?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que el mundo se enfrenta a un brote de hepatitis “de origen desconocido” que afecta a los niños. El aumento reciente de hepatitis aguda por causa inexplicable en niños ha centrado en los últimos meses la atención pediátrica de medio mundo. Se han barajado diversas hipótesis, desde la implicación de adenovirus hasta secuelas de la infección por el virus SARS-CoV-2 causante de la covid-19.

Las últimas investigaciones apuntan a que el virus adenoasociado AAV2, muy común, podría estar vinculado a estos casos. Aunque aún no se entiende exactamente cómo.

Más de mil casos notificados

Todo empezó el 5 de abril de 2022, cuando el Reino Unido avisó a través del sistema de notificación del Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud de un aumento de casos de hepatitis aguda de etiología desconocida entre niños menores de 10 años previamente sanos.

Desde entonces, la cifra de casos no ha parado de aumentar. En los últimos datos disponibles, referidos al 8 de julio de 2022, habían sido notificados 1 010 casos probables, con numerosos trasplantes de hígado y 22 muertes, en 35 países.

Distribución de casos probables de hepatitis aguda grave de etiología desconocida en niños por país, al 8 de julio de 2022. OMS, Author provided

Todavía se investiga la etiología de los actuales casos de hepatitis aguda grave. La hepatitis puede tener múltiples causas, incluidas infecciones, autoinmunidad, fármacos y factores metabólicos genéticos. Sin embargo, teniendo en cuenta las características epidemiológicas y clínicas de esta nueva hepatitis grave inexplicable, los investigadores creen que lo más probable es que tenga relación con una infección viral.

Buscando al virus responsable

Por desgracia, esta posible causa viral sigue siendo desconocida. Los análisis de laboratorio han excluido a los virus comunes que causan la hepatitis (virus de la hepatitis A, B, C, D y E), que no han sido detectados en ninguno de los casos. Se baraja la posibilidad de que estén relacionados con un aumento en las infecciones causadas por adenovirus, causante común de enfermedades infantiles y adultas que generalmente originan resfriados leves, problemas intestinales y estomacales o enfermedades similares a la gripe.

Aunque las infecciones por adenovirus rara vez causan hepatitis, resulta que los adenovirus, en especial el adenovirus tipo 41, han sido el patógeno más frecuentemente detectado entre los casos con datos disponibles. En la región europea se detectaron adenovirus por PCR en el 52 % de los casos. Debido a la vigilancia limitada de adenovirus en la mayoría de los países, es difícil evaluar si estas tasas son más altas que las tasas esperadas en la población.

Además, no se han encontrado adenovirus en el tejido hepático ni en las células hepáticas, y la carga de adenovirus en las muestras de sangre de algunos casos fue baja.

Otras hipótesis sugieren que podrían existir coinfecciones de varios virus, incluido el SARS-CoV-2, responsable de ocasionar la covid-19. Ni siquiera se descarta que se trate de un síndrome posterior a la infección por el virus SARS-CoV-2. En la región europea, el SARS-CoV-2 fue detectado por PCR en el 16 % de los casos. Sin embargo, los datos sobre la posible implicación de este coronavirus siguen siendo limitados.

AAV2: el virus adenoasociado 2

Ahora, dos recientes estudios, llevados a cabo de forma independiente y simultánea, apuntan a que un virus común, el virus adenoasociado serotipo 2 (AAV2), puede estar implicado.

Ambos encontraron altos niveles del virus en todas las muestras de pacientes con casos confirmados de hepatitis inexplicable. Los investigadores de los dos equipos identificaron que el AAV2 (que no puede replicarse sin un virus “auxiliar” como un adenovirus o un herpesvirus) estaba presente en el 96 % de los casos examinados en ambos estudios.

El trabajo ha sido enviado como preprint y todavía no ha sido revisado por pares. Ambos equipos han resaltado la posibilidad de que un pico en las infecciones por adenovirus en la población general, después de un período de confinamiento, haya contribuido a la situación. Resaltan la coincidencia en el tiempo de una menor inmunidad en los niños a ciertos virus con cambios en patrones de circulación del virus.

Los investigadores creen que la coinfección con dos virus, AAV2 y un adenovirus, o con menos frecuencia AAV2 y el virus del herpes HHV6, puede ofrecer la mejor explicación para la aparición de enfermedad hepática grave en los niños afectados.

¿Qué son los virus adenoasociados?

Los virus adenoasociados (AAVs) se encuentran entre los virus de ADN más pequeños y son endémicos en humanos y en múltiples especies de vertebrados. Pertenecen al género Dependoparvovirus, dentro de la familia Parvoviridae. Se conocen al menos 13 serotipos naturales en primates y cientos de variantes.

Hasta la fecha, los AAVs son uno de los vectores más utilizados para gran variedad de aplicaciones de terapia génica. La primera terapia génica con virus AAV, aprobada por la FDA de los EE. UU. en 2017, fue Luxturna™, para tratar a niños y adultos con pérdida de visión debido a una distrofia hereditaria de retina por mutaciones en el gen RPE65. En Europa fue aprobada a finales de 2018. Luxturna™ es un vector viral de virus adenoasociado serotipo 2 (AAV2) recombinante que contiene copias normales del gen RPE65. Luxturna™ se administra en forma de inyección única en la parte posterior del ojo, bajo la retina. Cuando se inyecta Luxturna™ en el ojo, el virus transporta el gen RPE65 a las células retinianas y las habilita para producir la enzima que falta. Esto contribuye a mejorar el funcionamiento de las células de la retina, ralentizando la progresión de la enfermedad.

La segunda terapia génica aprobada en los EE. UU. en el año 2019 fue ZOLGENSMA®, un medicamento basado en un virus adenoasociado serotipo 9 (AAV9) recombinante que expresa la proteína de supervivencia de las motoneuronas (SMN) humana y que se usa para el tratamiento único de niños menores de 2 años que sufren de atrofia muscular espinal.

El futuro de los virus adenoasociados como nuevos productos de terapia celular y génica parece brillante. Por desgracia, en este momento, aún se desconoce el motivo que origina las actuales hepatitis agudas inexplicables reportadas en niños, y son necesarios datos adicionales que apoyen la investigación en curso y permitan comprender mejor la causa y el mecanismo fisiopatológico de la hepatitis en estos pacientes, incluida la posible implicación de los virus adenoasociados.

Mientras tanto, dada la gravedad, si su hijo muestra algún signo o síntoma de hepatitis, los padres y cuidadores deben comunicarse de inmediato con los centros de atención sanitaria.

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 150,400 academics and researchers from 4,446 institutions.

Register now