Los migrantes de Centroamérica se enfrentan a extorsiones, robos, asaltos, secuestros, violaciones y asesinatos mientras atraviesan México. Algunos se sienten a salvo en grupo. AP Photo/Rodrigo Abd

Los migrantes viajan en ‘caravanas’ por una razón: seguridad

Una caravana de inmigrantes de Centroamérica que se dirige a Estados Unidos para solicitar asilo se encuentra en ahora México.

El grupo empezó el 13 de octubre en Honduras con 200 personas. A medida que fue avanzando por Honduras, Guatemala y ahora México, aumentó a tener hasta 7.000 miembros y ahora tiene alrededor de 3.500, según el gobierno mexicano.

A los inmigrantes se han unido varias organizaciones humanitarias como la Cruz Roja Mexicana, que les proporciona asistencia médica, y grupos de derechos humanos, que supervisan la situación.


Read more: Migrants travel in groups for a simple reason: safety


Están también los periodistas, y sus reportajes han llamado la atención del presidente Donald Trump.

Trump afirmó que en la caravana de personas probablemente se escondan terroristas de Oriente Medio.

Posteriormente, Trump reconoció que no hay pruebas de esto, pero los medios de comunicación conservadores difundieron ese mensaje y al parecer la supuesta amenaza fue motivo del asesino antisemita que mató a 11 personas en un templo en Pittsburgh, Pennsylvania.

Es comprensible que los estadounidenses se preocupen por su seguridad y la inmigración. Pero como investigador en migraciones forzosas, creo que también es importante tener en cuenta por qué los inmigrantes viajan en grupos: lo hacen por su propia seguridad.

Seguridad del grupo

Los centroamericanos que emigran, como cientos de miles de personas que huyen de la región cada año, escapan de la violencia extrema, de la falta de oportunidades económicas y de los crecientes problemas ambientales, incluidas las sequías y las inundaciones, de sus países de origen.

Viajar en grupo es especialmente importante para mujeres, niños y otros colectivos vulnerables de inmigrantes. Reuters/Ueslei Marcelino

Guatemala, Honduras y México tienen los mayores índices de homicidios del mundo. Según Médicos sin Fronteras, que ofrece atención médica en zonas de crisis, el 68% de los migrantes y refugiados a los que encuestaron en México experimentaron violencia en el viaje. Casi un tercio de las mujeres sufrieron abusos sexuales.

Ya sea al cruzar Centroamérica, el desierto del Sáhara o las montañas de Afganistán, habitualmente los inmigrantes son extorsionados por delincuentes, milicias y agentes de inmigración corruptos, que saben que los inmigrantes son un blanco fácil: llevan dinero, pero no armas.

Viajar en grupos grandes aumentan las posibilidades de circular de forma segura, y aporta cierto sentido de comunidad y solidaridad durante el viaje, según declaran los propios inmigrantes.

Los peligros de América Central

Los grupos grandes de inmigrantes también atraen la cobertura mediática. A medida que los periodistas escriben sobre por qué la gente se está desplazando de un lugar a otro, están poniendo el foco sobre los muchos problemas de Centroamérica.

Sin embargo, los titulares sobre las grandes caravanas de inmigrantes pueden tergiversar las tendencias en la frontera entre Estados Unidos y México, donde en realidad, la inmigración está reduciéndose.

Si bien el número de familias y niños de Centroamérica que solicitan asilo en EEUU ha aumentado en los últimos dos años, el número de migrantes económicos mexicanos que cruzan la frontera se encuentra en un nivel históricamente bajo.

Y aunque la mayoría de los miembros de la caravana de inmigrantes espera solicitar asilo en EEUU, la historia reciente nos dice que muchos se quedarán en México.

Como respuesta a las duras medidas contra la inmigración de Trump, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió recibir a los refugiados centroamericanos e intentar mantenerlos a salvo.

This article was originally published in English