Cómo abordar el abandono universitario

La publicación de la edición actualizada del Informe U-Ranking, realizado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, ha puesto de nuevo el foco sobre el sistema universitario pues, al margen del certero análisis que establece sobre la base de indicadores objetivos, ha incluido en esta ocasión datos sobre un fenómeno complejo y preocupante, como es el del abandono universitario.

Así, tomando datos del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, el mencionado informe sitúa la tasa de abandono de los estudios de grado en el 33,3 %, de cuya cifra un 21,4 % se produciría por abandono definitivo del sistema universitario y un 11,9 % por el cambio del alumno respecto a la titulación en que inicialmente se había matriculado. Dicho de otro modo: tres de cada diez alumnos universitarios abandonan sus estudios sin completarlos.

La problemática que genera esta situación es amplia y no se limita a consecuencias negativas para el alumno y su familia como podrían ser la ansiedad, el menor número de oportunidades laborales o el surgimiento de conflictos intrafamiliares, sino que trasciende estos entornos para entrar de lleno en el ámbito sociopolítico, que debe tomar medidas para evitar que una inversión pública origine unas pérdidas de 1 000 millones de euros anuales que, según algunos investigadores, puede alcanzar los 1 500.

¿Cuáles son las causas?

Ante este panorama, no es extraño que diferentes grupos de investigación de las propias universidades hayan creado líneas específicas basadas precisamente en analizar cuáles son las causas que llevan a los alumnos a dejar sus estudios tratando de establecer medidas de prevención.

Entre estas causas, parece que tienen un peso preponderante las de corte académico, siendo el rendimiento académico temprano la variable más influyente a la hora de predecir el abandono universitario. De este modo, aquellos alumnos con mejores resultados académicos tienden a permanecer en la titulación, mientras que los que obtienen peores resultados en las fases iniciales de sus estudios optan por buscar vías alternativas.

No obstante, hay que tener en cuenta que este rendimiento puede ya venir condicionado por el bagaje previo, y así no es extraño que otras variables que pueden darse incluso antes de la entrada en la universidad, como el dominio de técnicas de estudio, el rendimiento previo o la orientación académica recibida, tengan una carga importante a la hora de predecir el abandono de la titulación.

Componente emocional

El segundo tipo de factores de influencia en este fenómeno tiene que ver con un componente más emocional y está formado por variables donde la correcta integración social adquiere un papel fundamental, destacando la satisfactoria relación con los profesores, con los compañeros, o incluso la participación en grupos institucionales que permiten establecer vínculos afectivos y de pertenencia a la comunidad universitaria.

Sin embargo, y a pesar de la influencia de estas variables psicológicas y sociales que podemos considerar, hasta cierto punto, como más controlables por el individuo, no podemos obviar que este se mueve en un entorno donde el contexto socioeconómico y las políticas educativas marcan unas condiciones ambientales que tendrán una influencia directa y notable sobre sus circunstancias.

Factores económicos

Surge así un tercer tipo de factores ampliamente condicionados por lo económico y lo laboral. Entre ellos, la dedicación horaria al empleo o al trabajo doméstico, o la situación económica general, que han demostrado influir también de forma importante en la decisión del alumno de abandonar sus estudios.

De hecho, en este último caso es característico cómo el perfil que más abandona se corresponde con el de un alumno “cuasidependiente”, que obtendría los ingresos en parte de la familia, en parte de la realización de trabajos puntuales y en parte de las becas conseguidas, suponiendo tal circunstancia una situación de sobreesfuerzo e inestabilidad que conduce a la deserción académica.

Un problema con muchas causas

Como puede verse, y aunque podrían mencionarse más elementos que influyen en la decisión final, el fenómeno del abandono es un problema multicausal y, por tanto, su solución debe involucrar a todos los actores, que deben comprometerse con una serie de medidas de prevención.

Para facilitar el rendimiento del estudiante, el sistema educativo debería replantearse el papel de la orientación ya desde la Educación Secundaria, reorganizando los servicios de orientación académico-profesional muy deficitarios y potenciando en su orientación académica el desarrollo de las competencias de meta-aprendizaje.

Para facilitar su integración, por su parte, las universidades deberían dinamizar los procesos de entrada de los nuevos alumnos y fomentar la participación en la vida universitaria a través de la creación, financiación y soporte de grupos académicos, culturales, deportivos, políticos, etc.

Igualdad de oportunidades

En cuanto a las circunstancias del estudiante, tanto las instituciones universitarias como los poderes políticos deberían garantizar unas condiciones que permitan una cierta igualdad de oportunidades, tanto de entrada como en el desarrollo de los estudios. Para ello es importante garantizar la existencia de un sistema de acceso a equipamientos, infraestructuras y tecnologías de los estudiantes independiente de su condición socioeconómica y el impulso inexcusable de un sistema de becas, financiación y ayudas al estudio que permita poder cursar la titulación en unas condiciones dignas.

En definitiva, grandes cambios en el ámbito institucional y social para reducir el abandono y permitir que todo aquel que esté dispuesto pueda alcanzar su potencial educativo.