El tren de la genética china va demasiado rápido

Embriones con ocho células. DOI:10.1038/nature23305

“China tiene fama de ir rápido -a veces demasiado- en lo que respecta a CRISPR”.
Tetsuya Ishii, especialista en bioética de la Universidad de Hokkaido (Japón).

Según informaba MIT Technology Review, un equipo chino asegura haber reimplantado embriones humanos modificados por nucleasasas, en este caso del tipo CRISPR.

El anuncio podría hacerse esta semana, en la Segunda Cumbre Internacional sobre la Edición del Genoma Humano en Hong Kong. ¿Qué es? Un ensayo clínico para modificar el gen CCR5, con el fin de inmunizar a una persona contra el virus del SIDA, el VIH.

El anuncio causó un gran revuelo, por no decir más. En un comunicado de prensa, la Southern University of Science and Technology, que emplea al investigador Jiankui He, responsable del experimento, se ha posicionado en su contra.

La universidad no tenía conocimiento de ello. La investigación se llevó a cabo fuera del campus y se trata de un caso de mala conducta científica de los funcionarios de la institución que no quedará sin respuesta. También parece que la Academia de Ciencias se retira de la cumbre sobre el genoma humano.

De los fetos a la inmunidad transformada

Esta no es la primera vez que un equipo chino ha utilizado la tecnología de edición del genoma CRISPR-Cas9 para atacar este gen en particular. De hecho, algunas personas con un perfil genético particular (se dice que son homocigotos en el alelo CCR5 Delta 32), generan glóbulos blancos (leucocitos) cuya superficie no pueden alcanzar ciertos virus, entre los que se encuentra el del sida.

El reto de esta investigación es, por lo tanto, producir niños con inmunidad innata a estas enfermedades.

La noticia acelera una controversia, económica y ética, que disputan China y Occidente por una tecnología que, sin duda, revolucionará la agricultura, la medicina y quizás la raza humana. El debate lleva años fuera de los laboratorios. El New York Times tituló así en 2015: “Una brecha ética científica entre China y Occidente”. El artículo cita a Yi Huso, del Centro de Bioética de la Universidad china de Hong Kong:

“La gente dice que no puede detener el tren de genética en China porque va demasiado rápido”.

Más allá de las fantasías, ¿qué podemos decir hoy con seguridad?

En primer lugar, no debemos proyectar estereotipos sobre la ciencia china. El uso de embriones supernumerarios en China no es más común que en los Estados Unidos, o incluso en Francia.

De media, el 83 % de las parejas chinas que llevan a cabo algún tipo de fertilización in vitro deciden conservar los embriones entre 0 y 3 años después de tener hijos. El 62 % de las parejas estadounidenses conservan sus embriones entre 0 y 5 años después del parto. En Francia, la Agence de Biomédecine recuerda que en 2015, 20 000 embriones sobrantes fueron dados para investigación, de los que se usaron menos del 10 %.

La raza del genoma

La tecnología CRISPR aplicada a estos embriones ha dado lugar a una carrera tecnológica para la “edición del genoma” entre las principales potencias científicas. Carl June, profesor de inmunoterapia de la Universidad de Pensilvania (EE UU), lo compara con la rivalidad entre los Estados Unidos en la época de la conquista del espacio a mediados de los años cincuenta:

“Creo que desencadenará un Sputnik 2.0, un duelo de progreso biomédico entre China y los Estados Unidos, que es algo importante porque la competencia generalmente mejora el producto final.”

Este progreso no se está logrando dos ex machina. China ha estado invirtiendo fuertemente en el sector de las ciencias de la vida durante más de 20 años. El Noveno Plan Quinquenal (1996-2001) menciona ya la importancia de la biotecnología.

El plan actual (Decimotercer Plan Quinquenal) es aún más explícito. Contiene una sección dedicada al desarrollo de biotecnologías eficientes y avanzadas (发展先进高效生物技术) y enumera, entre los sectores clave, “tecnologías de publicación del genoma” (基因编辑技术) como medio para “situar a China en la frontera de la innovación biotecnológica y convertirse en líder de la competencia internacional en este sector”. (提升我国生物技术前沿领域原创水平,抢占国际生物技术竞争制高点).

La investigación sobre embriones en China se rige por el texto, sobre las “Normas éticas para la investigación con células madre de embriones humanos”, publicadas en 2003 por los Ministerios de Ciencia, Tecnología y Salud.

El artículo 3.9 prohíbe teóricamente la reimplantación de un embrión modificado genéticamente con fines reproductivos. Si bien sus términos se basan en gran medida en las normas internacionales, el artículo 11 especifica que la interpretación de este texto la llevan a cabo las administraciones de los ministerios competentes y que precede a su aplicación. El valor de este texto en la jerarquía de las normas es difícil de localizar, sobre todo debido al sistema institucional que entra en juego para todas estas cuestiones.

En teoría, tres actores son importantes en el sistema de investigación biomédica y sus políticas de aplicación en China: el Ministerio de Ciencia y Tecnología, el Ministerio de Salud y la Agencia de Seguridad Sanitaria (responsable de alimentos, medicamentos y cosméticos).

Sin embargo, la realidad es que otros actores tienen una fuerte presencia. Las regiones son responsables de interpretar y hacer cumplir las “recomendaciones” emitidas por los ministerios, a veces con variaciones bastante significativas, como fue el caso de células madre. La Academia Nacional China de Medicina es también una institución poderosa, con una red de hospitales, facultades y laboratorios en toda China.

A esta complejidad se añade también un factor importante, el de la investigación militar. Las escuelas de medicina y los hospitales militares son administrados por la sección de salud del Departamento General de Logística del Ejército de Liberación Popular (EPL). Un departamento que sería casi soberano en la interpretación y aplicación de las recomendaciones nacionales formuladas por los ministerios.

Esta flexibilidad, y la capacidad de la LPA para trabajar con el sector privado en temas de frontera tecnológica, ya ha sido demostrada con el uso de CRISPR ex vivo en ensayos clínicos.

El Wall Street Journal informó en enero de 2018 que 86 pacientes se sometieron a la cirugía de nucleasa CRISPR. El Dr. Wu, presidente del Centro de Cáncer del Hospital de Hangzhou explicó que sus pacientes tienen cáncer terminal: CRISPR es “un arma de de doble filo, si no lo intentamos, nunca lo sabremos”.

Esta intervención no fue, según este artículo, la primera. Una empresa china, Anhui Kedgene Bioetchnology, supuestamente convenció al número 105 del Hospital del Ejército de Liberación Popular de Hefei para que probara terapias ex-vivo contra el cáncer basadas en CRISPR.

En el mundo occidental, es el Consejo de Bioética de Nuffield el que mejor ha comprendido los retos institucionales y políticos de la publicación del genoma humano in vitro. Su último informe sobre el tema va acompañado de una publicación dedicada a la gobernanza de estas cuestiones en China.

Todavía es demasiado pronto para saber qué es lo que realmente está en juego. El precedente de Ng-Ago debe hacer que todos sean cautelosos ante tales anuncios importantes: incluso los artículos publicados pueden ser retirados, y la investigación revisada por colegas puede ser enmendada. Este anuncio ni siquiera está en esa fase. Y la sincronización de los medios de comunicación es un poco demasiado perfecta, como dijo Antonio Regalado, editor principal de biomedicina de MIT Technology Review, en un tweet:

Este no es claramente el final de la historia, solo otro paso dramático hacia la nueva era de la edición de genes.

This article was originally published in French