La Puerta de Triana según Richard Ford. Col. Familia Ford. Wikimedia Commons

El vaivén de la sevillana Puerta de Triana

La ciudad de Sevilla, llamada “Hispalis” en época romana e “Isbiliya” en época islámica, tuvo una importante muralla medieval que en su mayor parte fue demolida a partir del año 1868, al igual que su famosa Puerta de Triana.

Esta se ubicaba junto al río Guadalquivir y al puerto fluvial. Desde ella partía el camino hacia la comarca del Aljarafe, a través de un puente de barcas y del popular barrio de Triana, al otro lado del río.

Historia y representaciones

El nombre de la Puerta de Triana aparece por primera vez en documentos relacionados con una inundación el 26 de marzo de 1200. Tras la conquista cristiana de la ciudad en el año 1248 la muralla permaneció inalterada.

En el siglo XVI, la ciudad experimentó un gran auge gracias al monopolio del comercio con América, convirtiéndose en una importante capital del mundo. En aquel próspero contexto se decidió renovar la imagen arquitectónica de las viejas puertas de la ciudad amurallada para dotarlas de un aspecto más acorde con los nuevos tiempos. Su diseño siguió un informe emitido en 1560 por el prestigioso arquitecto Hernán Ruiz II, autor del bello remate renacentista que hoy corona la Giralda de la catedral de Sevilla.

Tras su construcción, hacia 1585-1588, la Puerta apareció en importantes imágenes urbanas que se publicaron sobre Sevilla, junto a su floreciente puerto y a la torre del Oro, destacados símbolos de la urbe.

Sevilla, por Johannes Janssonius (1617) Biblioteca Digital Mundial / Biblioteca Nacional de Suecia

Algunas de estas vistas, como la de Joannes Janssonius en 1617 o la de Matthäus Merian en 1638, incluían el famoso lema “Quien no ha visto Sevilla, no ha visto maravilla”. Asimismo resulta de especial interés una vista panorámica grabada por el pintor sevillano Pedro Tortolero que describía la llegada festiva del rey Felipe V a Sevilla en 1729, con su numeroso séquito pasando a través de dicha puerta a modo de arco triunfal.

Entrada de Felipe V y su séquito por la puerta de Triana en 1729 (Pedro Tortolero, 1748). Universidad de Sevilla

En 1832 la puerta fue dibujada por el viajero hispanista Richard Ford, que detalló sus edificaciones adyacentes. Por entonces, en su cuerpo superior había una prisión para gentes notables. Su entorno aparece detallado en los primeros planos de la ciudad entre 1771 y 1868. De especial valor documental son dos fotografías, una de Luis Masson hacia 1855-58 y otra de Jean Jules Andrieu hacia 1867.

La Puerta de Triana, por Jean Jules Andrieu (hacia 1867). Col. particular C.S.G., Author provided (No reuse)

La pérdida del valor defensivo de las murallas en el siglo XIX propició su abandono, ya que serían consideradas como un obstáculo para el desarrollo y el progreso de la ciudad. Hacia 1868 la puerta de Triana fue demolida, pero aún hoy se conservan sus cimientos, parte de los pedestales de las columnas y algunos restos localizados en Sevilla y en Jerez de la Frontera.

En la segunda mitad del siglo XX, se construyeron grandes edificios en tan destacado emplazamiento histórico. El lugar carece hoy de especial atractivo para los vecinos de Sevilla y para los incontables turistas interesados en los rincones más inmortales de la ciudad.

Hacia el año 2006 hubo propuestas para reconstruir las principales puertas históricas de Sevilla, reflejadas en algunos bocetos o dibujos del arquitecto Rafael Manzano Martos, catedrático y premio Driehaus 2010.

Dibujo de Rafael Manzano Martos, 2006. Archivo privado R.M.M., Author provided (No reuse)

Recreación virtual

Tras el análisis de diversas fuentes documentales gráficas y literarias para recrear de forma virtual la puerta, nuestra investigación –publicada en la revista EGA Expresión Gráfica Arquitectónica– ha usado como base la fotografía de Andrieu citada, tomada en 1867, el año anterior a su demolición. Se ha tratado dicha imagen con un programa informático, para obtener medidas fiables de sus detalles. También se han obtenido datos métricos de los vestigios arqueológicos conservados.

Debe considerarse que en la arquitectura clásica las partes se componen con proporciones relacionadas entre sí. Por ello se han usado trazados geométricos sencillos para enmarcar la composición, considerando también los más importantes tratados de arquitectura que pudieron servir como referencia en el siglo XVI: Serlio y Vignola.

De este modo se ha completado una recreación virtual esquemática del volumen de la Puerta de Triana y un elemental montaje con su actual entorno urbano para conocer y dar a conocer una singular pieza arquitectónica y urbana desaparecida.

Recreación de la Puerta de Triana. Elaboración propia (P.B.O. / A.M.S.G), Author provided

Se trata de generar una mayor concienciación en la sociedad y en los poderes públicos sobre su importancia como símbolo de identidad y fuente de progreso.

Además, se pretende despertar el interés y el debate, más allá del ámbito investigador y universitario, sobre el patrimonio desaparecido: ahora la reconstrucción gráfica acometida podría pasar del dibujo a la realidad construida con rigor científico.