Menu Close
Una niña interactúa con su profesor de matemáticas.

¿Es más difícil aprender matemáticas con semipresencialidad en las aulas?

La enseñanza-aprendizaje de las matemáticas en entornos escolares es compleja y necesita de la presencialidad y el contacto con los alumnos, algo que en estos tiempos no se está cumpliendo al completo debido a la crisis educativa.

Habitualmente se trasmiten conocimientos matemáticos validados por el sistema educativo, pero los alumnos no parecen verlos con buenos ojos.

De manera constante manifiestan que las matemáticas son áridas, aburridas y sin aplicación; que no se relacionan con el entorno inmediato, que es una materia que necesita de habilidades especiales, que aparecen conceptos de los que se desconoce su origen y aplicación y que no es una herramienta útil en la vida real.

Estas manifestaciones nos llevan a pensar que se necesitan estrategias claras para mejorar la motivación del alumnado hacia esta materia y estas podrían ser algunas de ellas:

  • Ayudar a los estudiantes a vivir experiencias de éxito en el aprendizaje matemático mediante la resolución de problemas y la comprensión de conocimientos matemáticos.

  • Guiar al alumnado en la consecución de metas de aprendizaje mediante la puesta en valor de cuestiones abiertas que provoquen reflexión y pensamientos propios.

  • Potenciar en los estudiantes la autonomía y la responsabilidad, fomentando la “alfabetización emocional” mediante el aumento de la motivación de logro, la perseverancia, la empatía, el entusiasmo y la agilidad mental.

¿Por qué es importante aprender matemáticas?

Debemos fomentar la importancia de poner en valor las matemáticas en los entornos educativos porque existen argumentos claros que evidencian su necesidad:

  • Potencian el pensamiento científico y el espíritu crítico.

  • Constituyen el lenguaje de la ciencia y la tecnología.

  • Son un lenguaje y un instrumento de comunicación.

  • Favorecen el desarrollo del razonamiento.

  • Potencian el pensamiento espacial y la visualización.

  • Son útiles en la modelización de situaciones de la vida cotidiana.

En definitiva, el aprendizaje de las matemáticas en entornos escolares y universitarios, aunque complejo y de percepción a veces negativa por parte del alumnado, constituye una necesidad clara en un mundo actual líquido basado en la tecnología y en el que el futuro laboral es incierto.

Enseñanza de la asignatura en la distancia

La enseñanza está viviendo un período ciertamente convulso en los últimos tiempos debido a la situación generada por el virus COVID-19. Esta convulsión ha generado de pronto incertidumbre y desazón entre el profesorado, ya que de un día para otro se perdía la presencialidad y había que adoptar decisiones que implicaban la implementación de un sistema de enseñanza a distancia generalizado y en el que la semipresencialidad ha adquirido un protagonismo importante en el curso actual.

Entendemos como educación semipresencial aquella modalidad en la que el estudiante trabaja en casa la mayor parte del tiempo y dispone de algunas sesiones presenciales en las que se reúne con el profesor para solventar dudas y realizar actividades.

Se trata de un modelo denominado blended learning que está cada vez más extendido en los entornos educativos. Pero esta modalidad de enseñanza tiene ventajas e inconvenientes que hemos de reseñar. Algunas ventajas son las siguientes:

  • Permite la conciliación del trabajo, el estudio y la vida familiar.

  • Fomenta la autorregulación del aprendizaje en los estudiantes.

  • Proporciona mayor flexibilidad en cuanto al acceso a la información y la entrega de actividades.

Pero también tiene desventajas:

  • Exige a los estudiantes una metodología de estudio clara y comprometida.

  • Puede generar en el alumnado sentimiento de soledad y aislamiento, junto con miedo al fracaso y frustración si el profesorado no proporciona respuestas suficientes.

El aprendizaje de cualquier disciplina en entornos de semipresencialidad necesita del apoyo de una plataforma virtual, entendiendo como tal un sistema que engloba diferentes tipos de herramientas destinadas a fines docentes. Su principal función es facilitar la creación de entornos virtuales para impartir todo tipo de formaciones a través de internet sin necesidad de tener conocimientos de programación.

Algunos de los ejemplos más significativos de plataformas educativas virtuales son Edmodo, Google Classroom y Moodle.

Herramientas que pueden ayudar en casa

En el caso concreto de las matemáticas, podemos apoyarnos en la enseñanza semipresencial usando algunas herramientas soportadas por las distintas plataformas como videoconferencias, foros, tareas y cuestionarios. Respecto a la videoconferencia, que puede ser usada en el aula mediante diversas metodologías (conferencias de expertos, intercambio de información entre alumnos de varios centros, clase de la asignatura, etc.), la pretensión debe ser mantener un adecuado contacto con el alumnado animándole a que siga con sus procesos de enseñanza-aprendizaje proporcionando un apoyo emocional necesario.

Para ello, la videoconferencia como clase de una asignatura debe tener momentos en los que el profesor muestre calidez y cercanía al alumnado, comentando los objetivos a conseguir en la sesión, con explicaciones claras y breves de los conceptos matemáticos, además de proporcionar espacios de realización de actividades y aclaración de dudas.

Por otra parte, para fomentar la motivación del alumnado, el profesor debe conocer herramientas simples que le ayude a generar actividades interactivas de carácter matemático como Learningapps, Educaplay y Quizzlet, además de usar metodologías activas en el aula.

La disciplina de matemáticas, aunque compleja y necesitada de un componente presencial importante, puede ser enseñada con un modelo de semipresencialidad basado en un buen uso de plataformas y herramientas tecnológicas apropiadas que fomenten el uso de metodologías activas. Eso sí, es imprescindible no olvidar la interacción con el alumnado y el apoyo emocional necesario en estos entornos tecnológicos.

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 117,600 academics and researchers from 3,793 institutions.

Register now