Menu Close
Los actores Jason Alexander (George), Jerry Seinfeld (Jerry), Michael Richards (Kramer) y Julia Louis-Dreyfus (Elaine) entre las rejas en una escena de los últimos días de rodaje del último episodio de la serie Seinfeld en Studio City, California, el 3 de abril de 1998. David Hume Kennerly/Getty Images

La ciencia de Seinfeld

Ya han pasado 31 años desde el estreno de una serie revolucionaria que no iba sobre nada y… yada, yada, yada. Qué mejor momento que ahora para recordar algunos momentos míticos de Seinfeld; para que los espectadores aún fieles griten “¡Anda ya!” y comprueben lo que la ciencia tiene que decir sobre algunas situaciones que se planteaban en la serie.

Yo era estudiante de posgrado de Biología cuando se estrenó Seinfeld. La serie no sólo suponía un bálsamo reconfortante tras un duro día de trabajo en el laboratorio, sino que también nos impulsaba a tener divertidos debates entre los estudiantes acerca de si esas situaciones aparentemente insustanciales encerraban algo de verdad. Treinta años después aún le sigo dando vueltas a esos debates, aunque mucho mejor informado sobre los últimos avances científicos relacionados con ellos.

¿Los hombres pueden desarrollar pechos lo bastante grandes como para necesitar sujetador (“the bro”)?

En el episodio 18 de la sexta temporada se revelaba que Frank, el padre de George, tenía en el pecho algo de lo que no podía deshacerse, por más que quisiera: senos masculinos. Tras analizar la situación de Frank, Kramer tuvo la idea de hacerle un sujetador (“the bro”) o “manssier” para ayudar a Frank y a sus amigos.

El desarrollo de senos grandes en hombres no es nada nuevo. Se trata de una enfermedad bastante común denominada ginecomastia, y que puede producirse cuando el cuerpo produce menos testosterona en relación con la producción de estrógenos. Estas fluctuaciones de las hormonas sexuales pueden darse en recién nacidos, durante la pubertad o como consecuencia del envejecimiento. En los hombres jóvenes la situación normalmente se resuelve por sí sola cuando se recupera el equilibrio hormonal.

Ciertos medicamentos, algunas drogas ilegales y el alcohol también pueden producir ginecomastia. Los hombres con esta enfermedad pueden optar por reducirse los pechos mediante cirugía o por camisetas compresoras. También pueden ayudar los medicamentos que reducen los efectos de los estrógenos.

¿Puede alguien morir por lamer sobres?

GettyImages. blamb / Getty Images

En el episodio final de la temporada 7 George y Susan finalmente se casaban y él tenía que hacer frente a muchos gastos. Cuando a George se le presenta la opción de ahorrarse unos dólares usando invitaciones de boda usadas, no deja pasar la oportunidad. Pero cuando Susan llevaba lamidos 200 sobres, se mareaba y, en un giro sorprendente de guion, moría en el hospital. El doctor afirmaba que habían encontrado “trazas de una sustancia tóxica adhesiva muy común en los sobres baratos”.

¿Se trata de un excéntrico giro de guión, o es algo que realmente podría pasar? Según la revista How It Works, el pegamento de un sobre está hecho de goma arábiga, un producto que se extrae de la savia endurecida de las acacias. Se trata de una sustancia no tóxica que en los caramelos se usa para aglutinar todos los ingredientes.

Otras fuentes sostienen que para hacer los adhesivos se usa dextrina, un carbohidrato comestible presente en el maíz y en el almidón de la patata. Pero hay algo aún más importante: hasta donde yo sé, no hay ningún caso registrado de alguien que haya muerto por lamer el pegamento de los sobres. Si aún así le siguen preocupando las posibles toxinas del adhesivo, o simplemente no le gusta el sabor, humedezca la banda adhesiva con una esponja mojada en lugar de hacerlo con la lengua.

Una extraña gárgola, mitad hombre y mitad cerdo, masca algo en una fachada del Exeter College, en la Universidad de Oxford. Apexphotos / Getty Images

El Gobierno ha estado experimentando con hombres-cerdo

En el capítulo 5 de la quinta temporada, Kramer se confunde de habitación de hospital y al entrar descubre algo inquietante: un hombre-cerdo. Kramer está bastante convencido de la existencia de esa criatura cuando al día siguiente lee en el periódico: “El hospital ha recibido una subvención para realizar investigaciones de ADN”. Al final se descubre que el hombre-cerdo simplemente era un hombre de metro y medio, sin pelo y con la piel rosácea.

Kramer puede dar la impresión de ser un hipster algo bobo, pero en este caso no estaba del todo equivocado. Los científicos llevan décadas investigando híbridos que combinan partes de cerdos y de hombres. Y los médicos llevan desde los años 60 usando válvulas cardiacas de cerdos para reemplazar válvulas humanas dañadas.

Dado que los órganos internos de los cerdos tienen un tamaño similar al de los nuestros, estos animales son buenos candidatos para proveernos de órganos para trasplantes cada vez en mayor medida. En 2017, el doctor Jun Wu, del Salk Institute, publicó el primer informe sobre tejidos humanos cultivados en un embrión de cerdo. Aunque aún ha de investigarse mucho y debemos ser cautos, este estudio pionero apoya la idea de que se podrían fabricar órganos humanos en cerdos.

Odiar el brócoli tiene raíces científicas. RichVintage / Getty Images

¿Por qué Newman odia tanto el brócoli?

En el episodio 8 de la octava temporada a Newman le retaban a que comiera brócoli, pero enseguida empezaba a tener arcadas y pedía un chupito de mostaza a la miel para neutralizar el sabor.

Newman es lo que los científicos denominan un “supercatador” (supertaster), y no es el único que odia el brócoli. En torno al 25 % de las personas nacen con variaciones en genes como el TAS2R38, que forman los receptores de las papilas gustativas.

Las papilas gustativas captan las sustancias químicas de los alimentos y envían las señales de su sabor al cerebro. Muchas plantas, incluida la del brócoli, han evolucionado para producir sustancias químicas que produzcan un sabor amargo, como por ejemplo la thiourea, para evitar ser comidas.

La mayoría de las personas no perciben un sabor intensamente amargo cuando consumen estas sustancias, pero los superdegustadores sí. Ellos, literalmente, nacen con una lengua mucho más sensible de lo normal a las sustancias químicas amargas que se encuentran en los vegetales crucíferos como el brócoli, que de este modo tratan de engañar a nuestro cerebro haciéndole pensar que son un alimento venenoso.

¿Por qué se encoje como una tortuga asustada?

A pesar de que ir a los Hamptons suele ser una excursión agradable, en el capítulo 21 de la quinta temporada la novia de Jerry ve por accidente a George mientras éste se cambia el bañador. Tras echar un vistazo a sus atributos masculinos, afirma: “Estoy realmente preocupada”. Pero George se defiende a gritos: “¡Está encogida! ¡Está encogida! ¡Estaba en la piscina!”.

GettyImages. vadim-design / Getty Images

Y George no mentía. El urólogo Darius Paduch, del Centro Médico Weill Cornell, ha afirmado que el pene puede reducir su longitud en torno a un 50 % y su diámetro entre un 20 % y un 30 % cuando se le somete a bajas temperaturas.

El cuerpo humano opera de forma óptima a una temperatura de 37 ºC. Pero cuando nos enfriamos, la sangre se redirige a nuestras áreas vitales, concretamente al pecho y a la cabeza, para que nuestro corazón y nuestro cerebro sigan funcionando correctamente. Esto hace que se retire sangre de apéndices como los dedos, los pies y, en caso de los hombres, del pene. Cuando la sangre sale en estampida del pene, éste se contrae. La posición de los testículos es un reflejo controlado por el músculo cremaster, que cuando hay bajas temperaturas los acerca al cuerpo para mantener el calor necesario para la producción de esperma.

La cuestión de la contracción.

Por qué no debemos estresar a un modelo

La vida de George se vuelve de color de rosa tras un encuentro casual con una agente de modelos de manos en el episodio 2 de la quinta temporada. Gracias a que George ha evitado realizar trabajos manuales durante toda su vida, sus manos son suaves y poseen un exquisito color crema; son delicadas sin dejar de ser masculinas.

George se da cuenta de que sus extraordinarias manos son su billete para una vida nueva, por lo que las protege poniéndose guantes de horno y les advierte a sus padres, que siempre están peleándose, de que “el estrés es muy perjudicial para la epidermis”.

Uno puede caer en la tentación de pensar que se trata de una simple excusa de George para que sus padres dejen de discutir, pero la ciencia respalda su afirmación. El estrés provoca todo tipo de problemas de salud en general, y la piel (nuestro órgano más grande) no es ninguna excepción. El cuerpo responde al estrés liberando hormonas como el cortisol, que provocan inflamación.

En lo que respecta a la piel, el cortisol aumenta la producción de grasa, lo que puede provocar erupciones y agravar enfermedades cutáneas como la soriasis o los eczemas. Las hormonas del estrés tienen un impacto negativo en el sistema inmunológico y en las defensas epidérmicas, lo que hace que la piel sea más proclive a contraer enfermedades. El estrés, además, puede llevar a mucha gente a morderse las uñas, lo que puede arruinar fácilmente cualquier sesión a un modelo.

This article was originally published in English

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 117,300 academics and researchers from 3,789 institutions.

Register now