Menu Close
Una mujer con un top de colores y pendientes de lazo sonríe.
Claudia Sheinbaum, la favorita para convertirse en la primera mujer presidenta de México. AP Photo/Marco Ugarte

México elegirá pronto a su primera presidenta, pero este hito oculta una marcha desigual hacia los derechos de la mujer

México elegirá a su primera mujer presidente en 2024, salvo que haya alguna sorpresa de aquí a las elecciones de junio.

El momento histórico que se avecinaba estaba prácticamente garantizado en septiembre, después de que los principales partidos del país designaran cada uno a una mujer como candidata: el partido gobernante Morena nombró a la ex alcaldesa de Ciudad de México Claudia Sheinbaum como su candidata días después de que la principal coalición de la oposición, Frente Amplio por México, anunciara a Xóchitl Gálvez, senadora del Partido Acción Nacional, de centro-derecha, como la suya.

Pero como académicos que estudian la política y el género en México, sabemos que una cosa es la óptica y otra el poder real. Setenta años después de que las mujeres obtuvieran el derecho al voto en México, ¿está el país más cerca de realizar cambios que otorguen a las mujeres una igualdad real?

Lucha desigual por la igualdad de género

Las mujeres representan ahora la mitad del Congreso, después de que las reformas electorales de hace casi una década establecieran la paridad de género en las candidaturas a las legislaturas mexicanas. Y dos mujeres, Ana Lilia Rivera y Marcela Guerra Castillo, ocupan los puestos más altos en ambas cámaras del Congreso. Por su parte, Norma Lucía Piña es la primera mujer presidenta del Tribunal Supremo de México.

Pero la elección de mujeres para altos cargos no implica necesariamente un cambio significativo en el poder. Es lo que los expertos en mujeres políticas llaman “representación descriptiva” - cuando los líderes políticos se parecen a un grupo de votantes pero no establecen políticas diseñadas para protegerlos. En cambio, la “representación sustantiva” se produce cuando los funcionarios promulgan leyes que realmente benefician a los grupos que dicen representar.

Los académicos que estudian la diferencia entre ambas, entre ellos Sonia Álvarez, Mala Htun y Jennifer Piscopo, han descubierto que las conquistas en las esferas públicas, como el derecho al voto o a ocupar cargos públicos, rara vez se han traducido en avances para las mujeres en los espacios privados, como el derecho a la libertad reproductiva o la protección contra la violencia doméstica.

Una mujer sostiene una bengala verde durante una protesta callejera.
Miembros de organizaciones feministas se manifiestan a favor de la despenalización del aborto en Ciudad de México el 28 de septiembre de 2023. Photo by Silvana Flores/AFP via Getty Images)

En otras palabras, México puede haber superado a muchos países -incluido Estados Unidos- en la promoción de mujeres a puestos de liderazgo político, pero aún no se ha despojado de su estigma del machismo y de su historia de autoritarismo.

En la década de 1990, un movimiento feminista resurgente en toda América Latina dio lugar a importantes avances en los derechos de la mujer. A finales de la década, muchos países habían aprobado leyes contra la violencia de género y reformas que exigían cuotas de género en las listas de nominación de los partidos. En los últimos 17 años, siete mujeres han sido elegidas presidentas en toda América Central y del Sur.

Sin embargo, la lucha por la igualdad de género ha avanzado de forma desigual. México es un país todavía sacudido por altas tasas de feminicidio. Los datos del gobierno muestran que, de media, 10 mujeres y niñas son asesinadas cada día por sus parejas o familiares.

Gobierno acusado de acoso

Durante su mandato, el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, y su partido, Morena, han sido acusados de restar importancia a la magnitud de la crisis de feminicidios, y al menos un crítico afirma que es “el primer presidente que niega rotundamente” la violencia.

Por el contrario, López Obrador ha utilizado su conferencia de prensa “mañanera” diaria para emitir agresiones verbales contra las mujeres en el cargo, incluida la candidata para 2024, Gálvez. En julio de 2023, el [Instituto Nacional

Electoral](https://www.wilsoncenter.org/article/mexicos-national-electoral-institute-explainer) independiente declaró a López Obrador culpable de dirigir a Gálvez declaraciones despectivas relacionadas con su género.

López Obrador también ha denunciado a la presidenta del Tribunal Supremo, Piña, en lo que la Asociación Nacional de Magistrados de México ha calificado de discurso de odio y el poder judicial federal condenó como “violencia de género” y odio contra ella. Sus declaraciones en un mitin en marzo incitaron a sus seguidores a quemar la efigie de Piña, lo que llevó a los críticos a sugerir que tales ataques no reflejan simplemente el disgusto de López Obrador por los controles y equilibrios, sino que pretenden socavar a las mujeres en posiciones de poder.

La política clientelar de México

Los observadores ven a la actual favorita para 2024 Sheinbaum como la sucesora elegida por López Obrador: Él la ha apoyado públicamente, y ella ha prometido continuar su “cuarta transformación”, una promesa electoral para acabar con la corrupción gubernamental y reducir la pobreza que ha tenido resultados desiguales.

La trayectoria de Sheinbaum como alcaldesa de Ciudad de México ha sido igualmente desigual. Se ha descrito públicamente como feminista y ha criticado a los fiscales del estado por encubrir el asesinato de Ariadna López, una mujer de 27 años. Al mismo tiempo, Sheinbaum intentó criminalizar a los participantes de una protesta masiva contra las miles de mujeres desaparecidas en los últimos años, alegando que estas manifestaciones eran violentas.

Los politólogos han demostrado que, aunque cambien las caras de la política, los operativos entre bastidores pueden seguir siendo los mismos, especialmente en México, donde los partidos políticos están sumidos en una política clientelar, cuando los líderes de los partidos recompensan la lealtad decidiendo quién se presenta a las elecciones y quién conserva su puesto cuando el gobierno pasa a manos de una nueva administración.

Si Sheinbaum resulta elegida, probablemente seguirá en deuda con la coalición Morena y dependerá en gran medida de López Obrador para impulsar sus políticas.

¿Un futuro feminista?

Tanto Sheinbaum como Gálvez han defendido a las mujeres y compartido sus experiencias como mujeres en campaña. Pero, hasta ahora, ninguna de las dos ha dado señales de que sus programas legislativos vayan a promover los intereses de las mujeres a través de políticas como la ampliación del acceso a la atención sanitaria o la lucha por la baja familiar y la igualdad salarial en el lugar de trabajo.

Dado que las críticas a López Obrador han ensombrecido la campaña de Sheinbaum, creemos que se enfrenta a un reto mayor a la hora de convencer a los votantes de su compromiso con los derechos de las mujeres.

Aunque el camino de Gálvez hacia la presidencia es estrecho, su capacidad para defender un programa favorable a las mujeres parece más plausible. Ha apoyado públicamente los derechos de las personas LGBTQ+ en México incluso como miembro del conservador Partido de Acción Nacional, lo que sugiere que es capaz de hablar y actuar con independencia de la dirección del partido cuando es necesario.

Aparte de la política de primera línea, los derechos de las mujeres en México han avanzado cuando los líderes se han comprometido a realizar cambios sustanciales.

En particular, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha declarado inconstitucionales todas las leyes federales y estatales que prohíben el aborto. Cuando Piña asumió el cargo, prometió incluir los derechos de la mujer en su programa. Hasta ahora, ha cumplido.

Si alguno de los candidatos presidenciales espera tener un éxito similar, tendrá que seguir el ejemplo de Piña y centrar su programa en los temas que más afectan a las mujeres en su vida cotidiana, empezando por la creciente tasa de feminicidios. Puede que las mujeres estén ganando poder político en México, pero la cuestión ahora es si lo utilizarán para luchar por las mujeres a las que representan.

This article was originally published in English

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 186,800 academics and researchers from 4,994 institutions.

Register now