The Conversation: para quienes creemos en el periodismo basado en evidencias

The Conversation en español no es un medio de comunicación como los que conocemos, no está esclavizado por la última hora ni por las exclusivas. No quiere ser ni el más rápido ni el único en contar lo que pasa. The Conversation no es de unos, ni está contra los otros.

The Conversation en español tampoco es una plataforma de divulgación del conocimiento científico y académico como las que conocemos. No es paternalista ni distante, no es innecesariamente complicada, pero nos trata a los lectores con respeto. Espera de nosotros que tengamos la curiosidad de indagar en la realidad que nos rodea y que busquemos explicaciones a los asuntos que nos parecen relevantes.

Aunque es una plataforma joven, ya ha dejado muy claro cuál es su compromiso, y lo vemos en los más de 2 400 artículos que ha publicado desde su lanzamiento, justo ahora hace dos años.

The Conversation es una plataforma de servicio, como el periodismo en el que creemos. Un periodismo que pone a disposición de los lectores lo que importa, lo que nos ayuda a salir adelante.

The Conversation nos transmite el conocimiento que emana de las instituciones que, al fin y al cabo, nosotros hacemos viables mediante nuestros impuestos. No conoce una alternativa al periodismo basado en la evidencia, es lo más curiosa e inquieta que puede, pero también lo más rigurosa que debe.

Quizás los tres valores más importantes de este periodismo, que los autores de The Conversation y sus editores comparten con nosotros todos los días, sean ese aspecto tan enriquecedor, constructivo y de soluciones. Sin acritud, asomándonos a la pantalla de nuestro móvil o nuestro ordenador sin esperar un debate a vida o muerte sobre el tema del día, sino una explicación serena y responsable de la realidad que nos rodea.

El gran privilegio de The Conversation es poder trabajar con la mejor materia prima, el conocimiento experto. Parte del secreto está en el producto, y en este caso se trata de la sabiduría de los más de 2 300 expertos que han escrito en estas pantallas.

En los tiempos de incertidumbre que corren no es difícil caer en las trampas del pensamiento conspirativo, bien sea por razones epistémicas (necesitamos una explicación rápida y fugaz a todo lo que nos rodea), existenciales (necesitamos sentirnos seguros) o sociales (necesitamos reforzar nuestro sentimiento de pertenencia).

Por eso, ahora más que nunca, hay que estar alerta, y cuestionar con escepticismo saludable la realidad que nos rodea para ser más dueños de nuestro destino. O dicho con otras palabras: para no estar a merced del desorden informativo.

The Conversation nos ayuda en esta tarea.

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 108,600 academics and researchers from 3,567 institutions.

Register now