Demostramos con ayuda de Facebook que la Odisea de Homero no es pura ficción

Demostramos con ayuda de Facebook que la Odisea de Homero no es pura ficción

Si observamos las variadas redes personales que existen, ya sean de arquitectos, de jugadores de pimpón o un grupo de amigos en Facebook, veremos que presentan algunas similitudes. Por norma general se confirma la hipótesis de los seis grados de separación, que sostiene que todos estamos conectados por muy pocos intermediarios. Cada uno de nosotros tenemos un gran número de conexiones y tendemos a relacionarnos con gente que es parecida a nosotros. Estas redes también suelen estar organizadas jerárquicamente.

En el ámbito de la ficción –como el universo Marvel o El Señor de los Anillos– vemos que las redes que se establecen entre los personajes de ficción suelen diferenciarse en algunos aspectos de las de la vida real. Por ejemplo, los personajes tienen un menor número de conexiones y no se relacionan solo con gente similar. A diferencia de lo que ocurre en la realidad, en las redes de la ficción puedes eliminar a los personajes ficticios sin que afecte al número de conexiones que tiene el resto del elenco. Estas diferencias plantean una idea interesante: examinar las obras de ficción y ver cuánto difieren de la realidad.

En 2012, un estudio irlandés hizo precisamente esto con tres obras clásicas: La Ilíada, Beowulf y la obra irlandesa El robo del toro de Cualinge. Las redes de personas en La Ilíada, la obra más antigua conocida de la ficción occidental, resultaron ser las más parecidas a la vida real. Esta constatación se corresponde con la existencia de algunos documentos arqueológicos que prueban que ciertos acontecimientos recogidos en la obra de Homero, como la guerra entre Grecia y Troya, sucedieron en la realidad.

El viaje de Homero.

En un reciente artículo que hemos publicado en colaboración con Pedro Miranda, de la Universidad de Ponta Grossa en Brasil, usamos un enfoque similar para analizar la sociedad retratada en el otro poema clásico de Homero, La Odisea.

Homero fue un poeta de la antigua Grecia que vivió en el siglo VIII a. C. La Odisea, que es en parte una secuela de La Ilíada, habla de un habilidoso héroe llamado Odiseo que luchó en la Guerra de Troya. Después de su victoria al lado de los griegos, fue repudiado por los dioses debido a su orgullo y se ve obligado a pasar diez años intentando regresar a casa, enfrentándose a multitud de monstruos, brujas, bestias y caníbales, y a un terrible desconsuelo.

Al igual que La Ilíada, La Odisea es una síntesis de las narraciones orales más relevantes y difundidas en tiempos de Homero. Conseguimos desarrollar un método para extraer la información social de la historia basado en las interacciones de los personajes. No fue tarea fácil, porque en muchos casos no está claro quién está hablando con quién. Por ese motivo analizamos varias traducciones. Debíamos asegurarnos de que no estábamos malinterpretando nada.

A partir de aquí, pudimos identificar un total de 342 personajes, con 1.747 conexiones establecidas entre ellos, como indica el siguiente diagrama.

Analizamos estos datos utilizando varias herramientas derivadas de la teoría de redes complejas: métodos estadísticos para procesar datos referidos a las características de una red y percepciones sobre la tendencia que tienen las personas a formar grupos conectados. También comparamos estas características con las redes en Facebook.

Los 342 miembros del elenco de La Odisea. Cada color corresponde a un grupo. Miranda/Baptista/Pinto

Lo que encontramos

Hallamos pruebas sustanciales de la presencia de una estructura social “de la vida real” en La Odisea. En particular, los personajes de cada capítulo o escena descritos en los 24 libros del poema correspondían casi con precisión a grupos de redes de la vida real. Esto nos llevó a preguntarnos si Homero tenía un profundo conocimiento de las redes, o si copió detalles clave sobre sus personajes y sus interacciones de otras fuentes.

Para examinarlo con más detalle volvimos a analizar la obra, pero esta vez excluyendo a seres mitológicos, como dioses y monstruos. La nueva red resultante era aún más parecida a las redes de la vida real. Paralelamente, hicimos el mismo análisis pero manteniendo a los personajes mitológicos y excluyendo a los personajes humanos, y el resultado fue una red completamente ficticia. Obviamente, concluimos que La Odisea es una amalgama de personajes mitológicos y humanos reales.

Odiseo vuelve a luchar contra sus adversarios (Gustav Schwab, 1892).

También examinamos si algunos personajes de la historia establecían sus conexiones como suele hacerse en el mundo real. Una vez más, las relaciones entre los dioses, héroes y bestias que conforman el conjunto de los personajes mitológicos no se correspondían con la manera de establecer relaciones entre las personas reales. Por ejemplo, tendían a interactuar con una cantidad anormalmente elevada de personajes de otras comunidades, lo que denota la capacidad de omnipresencia propia de un dios. Por el contrario, los personajes humanos de La Odisea establecían sus conexiones igual que las hacemos en Facebook en la actualidad.

Como suele ocurrir en la ficción, parece que Homero no se limitó a contarnos un cuento. Retrató personajes y hechos reales de la antigua Grecia. Esto incrementa la importancia histórica de sus obras, y también plantea la posibilidad de utilizar la misma técnica para evaluar otras obras históricas. Seguramente solo sea cuestión de tiempo, por ejemplo, que alguien use la teoría de redes complejas para analizar la Biblia.

This article was originally published in English

Become a friend of The Conversation with a tax-deductible contribution today.