Detrás del “modelo Barça” hay mucha ciencia

El jugador del FC Barcelona Jordi Alba se abraza a Messi después de marcar en el partido de Liga contra el SD Huesca en septiembre de 2018. EPA-EFE/MARTA PEREZ

Detrás del “modelo Barça” hay mucha ciencia

El FC Barcelona es uno de los clubes de fútbol de mayor éxito de todos los tiempos. Una de las claves de sus triunfos reside en una filosofía única y en los métodos de preparación diseñados por sus diversos entrenadores, desde las primeras etapas formativas hasta las categorías superiores.

Por primera vez, nuestra nueva investigación puede proporcionar información acerca de la metodología de los entrenamientos y ayudar a descifrar la fórmula mágica, que podría estar estrechamente asociada a las teorías del entrenador Paco Seirul·lo y su relación con la ciencia del deporte de vanguardia.

La investigación fue llevada a cabo por tres miembros del departamento de Rendimiento Deportivo del club: Andrés Martín García, Antonio Gómez Díaz y Francesc Cos Morera. Yo fui invitado a participar como consultor, junto a David Casamichana, de la Universidad Europea del Atlántico.

Utilizamos tecnología de rastreo de última generación durante la temporada 2015-16 para monitorizar el esfuerzo físico de los jugadores tanto en los entrenamientos como en los partidos. La metodología empleada cada día de entrenamiento fue detallada meticulosamente para ilustrar cómo los jugadores estaban preparados para encarar el partido siguiente, y para extraer información que explicara por qué este método funciona tan bien.

Los hallazgos fueron reveladores porque nos mostraron que los jugadores siempre están listos, tanto física como técnica y tácticamente, para afrontar un nuevo partido y, además, son capaces de mantener esas constantes durante toda la temporada.

Tres o cuatro días antes de un partido, el “modelo Barça” requiere que los futbolistas se ejerciten físicamente con la máxima intensidad mediante una combinación de sesiones de gimnasio y de campo. Las sesiones al aire libre se componen de juegos y ejercicios de entrenamiento posicional en varias zonas del campo.

Esto significa que todos los entrenamientos incluyeron ejercicios con un enfoque combinado, es decir, físico, técnico y táctico. Algunos clubes todavía utilizan mucha preparación física basada en la carrera, pero el “modelo Barça” se centra específicamente en ejercicios físico-tácticos que imitan elementos clave del juego y simulan ciertas situaciones con las que tendrán de lidiar los jugadores en un partido.

Cómo mantenerse frescos

Y dado que el modelo del Barça combina todos los aspectos del entrenamiento, el tiempo dedicado a estas sesiones fue diez minutos inferior al que destinan otros clubes de élite. Puede parecer poco tiempo, pero a lo largo de una temporada no lo es. La fórmula permite mantenerse frescos a los jugadores del Barça.

Uno o dos días antes de un partido, el sistema se centra principalmente en la preparación técnica y táctica utilizando secuencias de pases y de control de la pelota, un juego posicional con un número reducido de futbolistas por equipo y jugadas a balón parado.

Algunas métricas, como la distancia, manteniendo una alta intensidad, que recorre un jugador durante el entrenamiento y el número de aceleraciones, se fueron reduciendo a medida que se acercaba el partido, debido a una estrategia especial basada en rebajar el ejercicio los días previos a una competición importante. De este modo, los entrenadores estaban propiciando la relajación física, mientras perfeccionaban la preparación táctica y técnica de los jugadores para asegurar que afrontaran los partidos en forma y con la mente despejada.

Dos grupos de entrenamiento

Otro elemento clave que reveló nuestra investigación fue que el Barça trabaja con jugadores que no tienen gran presencia en las alineaciones, para mantenerlos en forma. En el modelo se prevé que los jugadores entrenen los días posteriores a un partido. Estas sesiones consistieron en dividir el equipo en dos grupos. El primero, que contaba con jugadores que habían completado más de 60 minutos de partido, realizó actividades de baja intensidad combinadas con ejercicios para ayudar a la recuperación.

Por su parte, los futbolistas que habían jugado menos de 60 minutos y necesitaban “completar” su agudeza física y táctica participaron en un circuito técnico y táctico basado en ejercicios que se completan uno tras otro, seguido de un intenso simulacro de posicionamiento y un juego de poca intensidad. Este entrenamiento adicional, que proporcionó el estímulo adecuado para mantener la capacidad física de los jugadores, es una herramienta importante para asegurar que los jugadores suplentes estén listos para saltar al campo en cualquier momento.

Parece que el modelo pretende variar la carga física y táctica que se aplica a todos los jugadores durante la semana para lograr que su rendimiento permanezca en el nivel más alto a lo largo de la temporada, incluyendo aquellos que apenas tienen minutos de juego.

En definitiva, ¿cuál es el “estilo Barça”? No todo es tiki-taka y ejercicios de pases a un solo toque, sino una filosofía única, combinada con un excelente entrenamiento y una ciencia deportiva de vanguardia, que implica una comprensión más compleja de lo que hace funcionar a los futbolistas.

La táctica es clave, al igual que el descanso y la recuperación de los jugadores. Por supuesto, muchos clubes de élite harán su propia lectura de este estudio. Pero nuestra investigación proporciona una visión única de lo que ha permitido que uno de los clubes de fútbol más grandes de Europa sea lo que es.

This article was originally published in English