Menu Close
Una pareja de hombre y mujer negros descienden una escalinata coronada por una estatua sin cabeza ni brazos mientras hombres desnudos yacen en los peldaños.
Fotograma del videoclip de ‘Apeshit’, de Beyoncé y Jay Z, en la que ambos bajan la escalinata del Louvre delante de la Victoria de Samotracia. Beyoncé/YouTube

La importancia de referentes e historias africanas y afrodescendientes en la escuela

Hace unos años me propuse deconstruir la enseñanza de la Historia del Arte y la cultura museística en la formación inicial docente utilizando el videoclip de la canción “Apeshit”. En él, los cantantes Beyoncé y JayZ, como afrodescendientes, reivindican su lugar en la Historia. Lo hacen apareciendo desafiantes en el Museo del Louvre, uno de los espacios más representativos de la cultura eurocéntrica.

Apeshit, de Beyonce y JayZ.

El videoclip es tan impactante que, en apenas unos minutos, el alumnado es capaz de entender que, efectivamente existe una injusticia social derivada del “peligro de la historia única” del que nos hablaba la escritora nigeriana Chimamanda Ngozie Adichie.

Algunas alumnas, futuras profesoras, no se sentían identificadas con ese empoderamiento femenino mostrado en “Apeshit”, haciendo alusión a que no constituía su lucha. Otras estudiantes, en cambio, sí sentían que podían encontrarse en las reivindicaciones de las mujeres afroamericanas y que tenía sentido para ellas reescribir la historia en femenino (o herstory, en inglés).

Así fue como una poderosa y mediática Beyoncé se convertía en una referente negra también para las mujeres blancas. Su videoclip constituyó el despertar de una doble visión androcéntrica y etnocéntrica.

Feminismo y color de piel

¿Por qué fue importante esto? En primer lugar, porque como explica la pensadora bell hooks (quien escribe su nombre en minúsculas) en ¿Acaso no soy yo una mujer? Mujeres negras y feminismo, la palabra mujer es sinónimo de mujer blanca, “porque a las mujeres de otras razas se las percibe como ‘las otras’, como seres deshumanizados que no encajan bajo la categoría de mujer”.

El título del libro hace referencia al discurso “Ain’t I a Woman?” de la activista y abolicionista Sojourner Truth, pronunciado en la Convención de Akron en 1851. Esta respuesta contundente contra los hombres que negaban el derecho al voto de las mujeres por ser el sexo débil también supuso, como señaló la filósofa Angela Davis, la forma de denunciar las actitudes racistas de las mujeres blancas hacia sus hermanas negras.

Si, cuando aborda la enseñanza del movimiento sufragista, el currículum incluyera también el sexismo y el racismo que sufrieron las mujeres negras que lucharon por la conquista del voto femenino, las alumnas y los alumnos podrían evitar una formación feminista hegemónica que llegue a obviar su “privilegio blanco”.

Un enfoque interseccional

Por este motivo es útil contemplar un currículum con enfoque interseccional, que analice y aborde las desigualdades sociales e identifique la intersección de sistemas de dominación y opresión, atendiendo a distintas categorías como el género, la raza, la clase social, la orientación sexual, la edad, la diversidad funcional…

Como la teórica Kimberlé Crenshaw explica, las experiencias de las mujeres de color no se pueden comprender si no tenemos en cuenta que son resultado de la intersección de una doble discriminación racista y sexista.

Representación y concienciación

La inclusión de referentes africanos y afrodescendientes en el currículum es fundamental además para que alumnado de esas procedencias y culturas se sienta representado y, por tanto, reconocido y respetado.

La historiadora y educadora artística afroespañola Julia Cabrera relata cómo la ausencia de referentes pudo ser un factor clave ante su lucha contra el acoso escolar racial que sufrió en educación secundaria:

“Comencé a odiar mi pelo como nunca antes había hecho. Hasta ese momento me lo escondía en moños, coletas o con diademas grandes. Desde entonces, solo quería alisármelo, hacer desaparecer cualquier rasgo de burla: mis raíces afrodescendientes. Sin referentes ni cercanos ni lejanos fue mi caída libre y en picado”.

El testimonio de Julia Cabrera muestra situaciones racistas que se siguen repitiendo en los centros escolares. El reciente IV Informe de Prevención del Acoso Escolar en Centros Educativos alerta del incremento de las agresiones por aspecto físico, cultura y religión.

El Informe sobre el Racismo en el Estado Español alerta sobre las dificultades encontradas para que los centros escolares reconozcan los casos de violencia verbal o física por motivos racistas como acoso escolar. De hecho, un informe de la UNESCO, en 2019, ya exponía que la segunda razón más común por la que hay riesgo de ser víctima de acoso en el ámbito escolar está relacionada con la raza, la nacionalidad o el color de la piel.

Referentes e historias que son nuestras

Y es así como surge ALFRABETICAM, un proyecto de investigación educativa de la Universidad de Málaga, que busca hacer reflexionar al profesorado sobre la importancia de dotar de referentes e historias africanas y afrodescendientes al alumnado.

Nos proponíamos que el futuro profesorado se diese cuenta de que no hay que esperar a que haya estudiantes procedentes del continente africano en sus aulas para hablar de África. Los referentes e historias africanas son también nuestros.

Recientemente, SOS Racismo Madrid presentaba un informe que denunciaba cómo los libros de texto de Ciencias Sociales de Educación Secundaria Obligatoria favorecían el racismo estructural, al legitimar la superioridad europea, excluir la responsabilidad histórica de España ante la esclavitud y el colonialismo, e invisibilizar las culturas que no se reconocían en la hegemonía eurocéntrica.

Prejucios y retos

Nuestro proyecto se plantea la posible relación entre el desconocimiento de África y los prejuicios raciales. Además, hay que añadir el perjuicio que supone haber estudiado una visión estereotipada de África.

En este sentido, es conveniente mencionar el magnífico proyecto de innovación educativa Enseñar África. Una mirada en positivo, que pretende desmontar esa imagen de África como “un lugar de hermosos paisajes y animales, y gente que libran guerras sin sentido y mueren de pobreza y SIDA, esperando ser salvados por un extranjero blanco y gentil”, como decía Chimamanda Ngozie Adichie.

Cuando planteamos la necesidad de abordar África en el currículum, algunas de las manifestaciones del futuro profesorado evidenciaban las dificultades del proyecto:

“No hay tiempo para enseñar África, habrá que priorizar el aprendizaje de los hitos más importantes de la Historia”.

“¿Es que ahora no se va a poder hablar de colonización?”

“¿Por qué se molestan por llamarles negros, si a mí no me incomoda que me llamen blanca?”

“Si se quieren integrar que aprendan nuestras costumbres”.

Con la intención de modificar estos planteamientos, ALFRABETICAM persigue la formación de competencias interculturales del profesorado y el reconocimiento de una historia compartida europea y africana, sin olvidar la enorme importancia de enseñar la responsabilidad europea en las problemáticas por las que atraviesa el continente africano.

Legado andalusí-afroandaluz

Con este proyecto, nos propusimos iniciar el desarrollo de experiencias didácticas que reconocieran el legado patrimonial andalusí-afroandaluz, centrado no sólo en referentes reconocibles, sino también en su intrahistoria.

Es así como surge la creación de los Itinerarios patrimoniales andalusíes. Una visión diferente de Málaga por parte de estudiantes de la asignatura de Didáctica del Patrimonio y de la Cultura Andaluza del Grado en Educación Primaria, dirigido al Aula de Mayores de la Universidad de Málaga.

De esta manera, partiendo de la deconstrucción de la visión etnocéntrica de nuestra historia local, el alumnado, como futuro profesorado, se siente comprometido con la importancia de visibilizar esas otras historias. Conocerlas les permitirá situarse como agentes clave en la prevención del acoso escolar racista y la lucha contra la violencia, la discriminación, la xenofobia y la intolerancia en las escuelas.

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 187,200 academics and researchers from 4,998 institutions.

Register now