Mi cirujano, el Dr. Robot

¿Se pondría en manos de un robot para una cirugía? Todos hemos visto alguna película de ciencia ficción en las que un robot cura de forma autónoma a una persona. Pero claro, es ciencia ficción. ¿O tal vez no?

Los robots en cirugía existen desde hace más de lo que imaginamos. En 1983, mientras la mayoría de los españoles gozaban de la tecnología punta de la televisión en color, comprada el año anterior para ver el mundial de fútbol, se ponía en marcha el primer robot que colaboraba en el quirófano. El departamento de Ingeniería Biomédica del Hospital General de Vancouver (Canadá) daba vida a ARTHROBOT, el cual obedecía al cirujano mediante órdenes por voz. ARTHROBOT ayudaba a mover o girar las piernas de los pacientes en intervenciones en rodillas. Bueno, vale, no era un robot autónomo pero… ¡era 1983!

Llegados a este punto, tendríamos que definir en qué medida hablamos de mecanismos que asisten al personal clínico, y hasta qué punto son robots plenamente autónomos. Lo cierto es que la mayoría son sistemas que sirven para asistir al cirujano. El más popular hoy en día es el robot Da Vinci, desarrollado por la empresa americana Intuitive Surgical, que se ha hecho tan popular que hasta tuvo su minuto de gloria cosiendo una uva en el programa nocturno español “El Hormiguero”.

Si nos preguntamos por el más avanzado en la actualidad, ese es el robot STAR, desarrollado por el estadounidense Children’s National Hospital, que sí que es un robot autónomo. Porque realiza él solito suturas en tejidos blandos, y aparentemente lo hace mejor que los propios cirujanos.

STAR está diseñado para realizar anastomosis, que es una conexión quirúrgica entre dos estructuras tubulares, es decir, con forma de tubo, como los vasos sanguíneos o las asas del intestino. Por ejemplo, cuando se corta quirúrgicamente parte de un intestino, los dos extremos restantes se cosen o se engrapan juntos.

Y no podemos dejar de hablar del minúsculo robot desarrollado por un grupo de investigadores del Hospital Infantil de Boston (EE UU) que ha conseguido navegar de forma autónoma por el interior de un cerdo, llegando a su corazón para reparar una fuga.

Hipernav, robots contra el cáncer

En Europa, y gracias al proyecto Hipernav, estamos trabajando para que los robots lleguen a operar tumores en tejidos blandos. De momento hemos avanzado mucho en cáncer de hígado, y después será el turno del páncreas.

Preparados para iniciar la cirugía en el proyecto HIPERNAV. En la pantalla central, el hígado en 3D. Proyecto Hipernav, Author provided

Todo empieza con la reconstrucción de imágenes tridimensionales provenientes de resonancia magnética, tomografía axial computerizada o ultrasonidos. Luego se ponen en marcha algoritmos de navegación para que el instrumental laparoscópico sea autónomo. Y se analiza la estructura de los tejidos, con idea de hacer la resección más precisa, sin dañar tejido sano, venas y arterias.

¿Parece fácil? Pues no lo es en absoluto. Imaginemos una intervención con cámaras minúsculas dentro del cuerpo, que deben ayudar a diferenciar entre los distintos órganos y tejidos, un amasijo aplastado, blandito, que se deforma con la presión del instrumental, y al que añadimos sangre y humo. Todo un reto.

Aumentar la precisión en las intervenciones, así como realizarlas de la forma menos invasiva posible, tiene varias consecuencias. Entre ellas que la intervención dura bastante menos y que, al resultar menos invasiva, el paciente se recupera mucho antes.

Manipulando virtualmente el hígado dentro del proyecto HIPERNAV. Proyecto Hipernav, Author provided

Lo explicaremos con un ejemplo. Cuando una persona padece un cáncer de hígado, tradicionalmente se divide el hígado en ocho porciones delimitadas por los principales vasos sanguíneos. Luego se practica una cirugía abierta y en la operación se extraen las secciones que contienen tumores. Frente a ello, una laparoscopia solo hace unos pequeños orificios en el paciente. Y resecciona únicamente el tumor y algo más de tejido a modo de perímetro de seguridad.

Todo son ventajas

Como consecuencia, nuestro paciente ha pasado de someterse a una operación de varias horas a salir del quirófano en menos de una. Además de que ha perdido una parte mucho menor del órgano, ha habido menos pérdida de sangre, su hígado se va a recuperar mucho antes, va a tomar menos medicinas y analgésicos al ser una recuperación más rápida, el postoperatorio se va a reducir a muy pocos días y su vida se va a alargar. Encima, como su paso por el quirófano y el hospital se ha reducido, se podrá operar a más gente, se abaratarán los costes y se emplearán menos hemoderivados. Todo ventajas.

Los robots en cirugía ya pueden aportar precisión, pueden realizar trabajos en posiciones complejas, en espacios reducidos y ser autónomos en algunos casos. Pero quedan aún retos enormes. Porque necesitan manejar el conocimiento de los expertos, tomar decisiones, reconocer perfectamente el tipo de tejidos que tienen por delante, qué y cómo deben trabajar con ellos. Es fácil predecir que aún seguirán por mucho tiempo funcionando bajo la supervisión de expertos cirujanos. Pero también es incuestionable que las técnicas de inteligencia artificial, la nanotecnología, los procesadores avanzados, van a ayudar mucho. Y que se avecinan avances rápidos.

Ya están aquí los doctores Robot… y han venido para quedarse.

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 97,400 academics and researchers from 3,140 institutions.

Register now