Menu Close

Paseos matemáticos: qué son y para qué sirven

Las matemáticas escolares son una asignatura que tiende a dividir al alumnado: para algunos –pocos– es una materia que les resulta fácil y divertida; para otros –muchos– es absurdamente compleja y exasperante.

Esta percepción negativa de las matemáticas conlleva, tal vez como causa o tal vez como consecuencia más evidente, unas altas tasas de fracaso y de abandono. Todos hemos tenido compañeros que han tratado de evitar directamente cursar asignaturas de matemáticas, o incluso cualquier otra asignatura que implicara su uso, buscando otras opciones educativas.

No se trataba tanto de que esa otra opción fuera de su interés: simplemente pretendían huir del sufrimiento que les causaban las matemáticas, considerando y asumiendo que no tenían las capacidades intelectuales que suponían necesarias para afrontarlas.

El sentido socioafectivo

La nueva ley educativa española tiene en cuenta esta situación cuando hace referencia, en el área de Matemáticas, a la relevancia de prestar, en el currículo de esta materia, atención al sentido socioafectivo (al igual que al sentido numérico, al algebraico, al espacial, etc.), con el fin de integrar:

“[…]conocimientos, destrezas y actitudes para entender y manejar las emociones, establecer y alcanzar metas, y aumentar la capacidad de tomar decisiones responsables e informadas, lo que se dirige a la mejora del rendimiento del alumnado en matemáticas, a la disminución de actitudes negativas hacia ellas, a la promoción de un aprendizaje activo y a la erradicación de ideas preconcebidas relacionadas con el género o el mito del talento innato indispensable”.

Paseos matemáticos

Una actividad que encaja perfectamente en este deseo de desarrollar el sentido socioafectivo en el aprendizaje de las matemáticas son los paseos matemáticos. Ofrecen al alumnado –y también a cualquiera de nosotros– una oportunidad para aprender de forma lúdica y apasionada, en un ambiente extracurricular, a trabajar problemas reales e integrar el aprendizaje por descubrimiento. Pero ¿qué es un paseo matemático?

Un paseo matemático está formado por una serie de tareas matemáticas asociadas a ubicaciones precisas, que tratan cuestiones matemáticas sobre objetos reales a lo largo de un itinerario. Esta es la definición recogida en la web del proyecto europeo MoMaTrE (Mobile Math Trails in Europe) en el que han participado miembros de la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (FESPM).

La definición oficial es:

“Actividad con la que mostrar y descubrir elementos y propiedades matemáticas en lugares donde quizás no se esperarían, con el objetivo de ayudar a comprender la belleza que se puede generar con un adecuado uso de formas y propiedades geométricas, y de entrenar nuestra mirada para captar las relaciones matemáticas que, a veces, se esconden en los objetos más inesperados”.

En las rutas matemáticas se utilizan plazas, fachadas, fuentes, mobiliario urbano, escaleras, campos deportivos, etc., como fuente de datos para plantear problemas matemáticos, siempre que sea necesario llevar a cabo alguna medida o interacción con el objeto, figura o entorno en cuestión para poder resolverlos.

Lo que se persigue, por tanto, mediante este recurso didáctico y divulgativo, es plantear y abordar tareas matemáticas en el entorno cercano al alumnado y al ciudadano de a pie que quiera implicarse en alguna de tales rutas, solo o en compañía de otros (familia, amigos).

Apps y gamificación

Se estima que la primera ruta matemática fue desarrollada en Australia, en la década de los ochenta del siglo pasado. En la actualidad, con el avance tecnológico y el uso masivo de los teléfonos móviles, la expansión de los paseos matemáticos por todo el mundo se debe a la difusión de una app gratuita, MathCityMap, desarrollada en la Universidad Goethe de Frankfurt.

Ejemplo de las posibles rutas matemáticas por Madrid.

Permite crear una ruta matemática (con distintas tareas asociadas, mediante geolocalización, a distintos lugares y objetos), y también realizar una ya creada, o personalizarla en un contexto lúdico determinado: por ejemplo, pretendiendo que somos unos piratas en la búsqueda de un tesoro. También sirve para evaluar los resultados obtenidos.

La aplicación tiene más de 60 000 tareas propuestas en paseos matemáticos por todo el mundo y más de 20 000 usuarios.

Otras rutas en Barcelona.

En España existen actualmente más de trescientas rutas (urbanas, campestres, dentro de un centro educativo, un edificio o lugar monumental, o en lugares abiertos, etc..) públicas, esto es, sin contar las creadas por profesores para uso exclusivo con sus alumnos.

Tareas matemáticas que hacer en el Parque Europa de Madrid.

Y en Latinoamérica se constata, en el portal de MathCityMap, la existencia de más de un centenar de estos paseos públicos en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Honduras, México, Uruguay…

‘Matematicando’ sobre la marcha

Ya sea con un uso divulgativo –durante las Ferias de la Ciencia o el Dia de Pi, etc.– o pedagógico, esta app merece ser impulsada.

Parafraseando al poeta:

Paseante, no hay camino, ¡se hace camino (y matemáticas) al andar!

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 179,200 academics and researchers from 4,898 institutions.

Register now