Menu Close

Instituto de Geociencias (IGEO - CSIC - UCM)

El Instituto de Geociencias (IGEO), es el único instituto de investigación mixto dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Se creó en 2011, mediante la integración de dos institutos mixtos fundados en 1983 (Instituto de Geología Económica e Instituto de Astronomía y Geodesia), de personal procedente de los departamentos de Geología y Volcanología del Museo Nacional de Ciencias Naturales, y de miembros de los departamentos de las facultades de Ciencias Geológicas y Ciencias Físicas que no tenían una vinculación previa con el CSIC, con el objetivo de resolver la fragmentación de personal e infraestructuras dedicadas a la investigación en Ciencias de la Tierra en Madrid.

Hoy, tras la paulatina incorporación de investigadores provenientes de otros campos afines, como la geofísica, la física de la atmósfera o la química, contamos con una plantilla de 130 personas, entre investigadores, técnicos y administrativos del CSIC y de la UCM. Este carácter multidisciplinar del IGEO es un valor diferenciador entre los institutos universitarios UCM y la mayoría de los centros propios CSIC, y surge de esa combinación única de recursos humanos e instalaciones, que se distribuyen por todo el Campus de Excelencia Internacional de Moncloa, e incluyen la sede central y dependencias en las facultades de Geología, Física, Matemáticas y Química.

Links

Displaying all articles

Kuki Ladron de Guevara / Shutterstock

Olas de calor: el futuro es ahora

Las previsiones de los expertos se están cumpliendo: los episodios de calor extremo ya son parte de nuestra normalidad climática. Al final de la primavera presentan temperaturas aún más altas porque los días son más largos y hay más horas de sol.
Leonardo DiCaprio calcula la trayectoria del cometa en la película No mires arriba. Filmaffinity

‘No mires arriba’: la sexta extinción y la estupidez humana

En la película “No mires arriba” el impacto de un cometa que se aproxima a la Tierra conllevaría la destrucción de la mayor parte de la vida. Pero la película nos aporta un pernicioso ingrediente de extinción más: nuestra propia estupidez y estulticia como sociedad.
Aspecto actual del cono volcánico formado en la isla de La Palma durante la erupción volcánica de Teneguía en 1971. Shutterstock / JJFarq

La historia volcánica de La Palma ha permitido prever la erupción a tiempo

La monitorización de parámetros geofísicos, geodésicos y geoquímicos hace posible alertar de la inminencia de una posible erupción y estimar en qué zona podría llegar a producirse.

Authors

More Authors