Menu Close

UNIR - Universidad Internacional de La Rioja

La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) empezó su actividad académica en 2009, tras haber sido reconocida por la Ley 3/2008 de La Rioja. Es una universidad oficial cien por cien en internet, que ofrece títulos verificados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), con plena validez en España y en el Espacio Europeo de Educación Superior. UNIR se apoya en un gran modelo pedagógico: clases online, tutor personal, evaluación continua y recursos educativos al alcance del alumno en todo momento. En las diferentes áreas de conocimiento apuesta por la innovación y ajusta los contenidos a la realidad social y laboral; así los alumnos disponen de las opciones de educación más solicitadas. Sus títulos pertenecen a uno de estos centros: Facultad de Educación, Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades, Facultad de Derecho, Facultad de Empresa y Comunicación, Escuela Superior de Ingeniería y Tecnología, Facultad de Ciencias de la Salud y Escuela de Doctorado.

UNIR dio comienzo oficialmente el curso 2019-2020 con 45.022 estudiantes, de los que el 65 por ciento eran nuevos, mientras que el resto continuaba con la formación ya iniciada. El 62,8 por ciento eran mujeres y el 37,2 por ciento hombres, con una edad media de 34 años. Habitualmente los estudiantes compaginan los estudios con la vida profesional. El grueso del alumnado se concentra en los diferentes títulos de postgrado. Debido a que las titulaciones se imparten de forma no presencial, es posible estudiar desde cualquier parte del mundo. Cada año hay un número más elevado de alumnos extranjeros. En UNIR estudian alumnos de más de noventa países de los cinco continentes, principalmente de España, México, Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, Bolivia y EE.UU. En el curso 2019-2020 se estrenaron 27 titulaciones. UNIR disponía en el curso 2019-2020 de unos 1.669 docentes e investigadores.

Sus 69.971 egresados muestran el éxito y la consolidación del modelo online de UNIR, surgido para dar respuesta a una demanda social a la hora de facilitar la conciliación de los estudios con la vida familiar y laboral, y que busca eliminar las barreras sociales y geográficas.

La misión de la Universidad Internacional de La Rioja es la formación integral de los estudiantes en las competencias que demanda la sociedad actual. Tiene una especial sensibilidad para atender a quienes por las circunstancias que sean no puedan acceder a centros presenciales, o a quienes, pudiendo hacerlo, prefieren optar por las soluciones más abiertas e innovadoras de las tecnologías en la red. La Universidad Internacional de La Rioja aspira a ser reconocida como la mejor universidad en línea en español.

UNIR se compromete con el éxito de los estudiantes, a quienes acompaña a lo largo de sus estudios y apoya en su inserción laboral, fomentando a la vez el espíritu emprendedor.

Links

Displaying 1 - 20 of 123 articles

La atleta sudafricana Caster Semenya (en cabeza) durante la competición de los 800 metros femeninos en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Shutterstock / Celso Pupo

Atletas trans: ¿En qué condiciones podrán competir?

En muy poco tiempo, los criterios respecto a la participación de deportistas transgénero en las categorías femeninas de competición van a ser diversos en función de cada disciplina deportiva. Hasta ahora, las condiciones son las mismas, se trate del deporte que se trate, lo que provoca desventaja en muchos deportes.
Periodistas durante una comparecencia sobre la crisis de covid-19 en marzo de 2020 en Nueva York. Shutterstock / lev radin

Periodismo: Lo que los códigos deontológicos dicen sobre las crisis de salud pública

¿Qué criterios éticos básicos siguen los periodistas en tiempos de pandemia? La respuesta es tan desigual como los códigos de cada país. Los periodistas no tienen referencias claras.
El papa Pablo VI con el director del Observatorio Vaticano mirando la Luna a través del telescopio Schmidt en Castel Gandolfo. Observatorio Vaticano

¿Qué busca la Iglesia católica en el cielo?

Religiosos como San Agustín y Nicolás Copérnico compaginaron su fe con la ciencia. El Vaticano dispone de su propio observatorio astronómico desde hace casi 500 años.

Authors

More Authors