Menu
Many bees close together in a hive
En la colmena, todas las abejas colaboran para mantener la salud pública – una lección para los seres humanos en la pandemia. Rachael Bonoan, CC BY-ND

Las abejas no pueden mantener la ‘sana distancia’, pero así evitan enfermarse en plena pandemia

Dado que muchos países luchan por controlar la transmisión de COVID-19, un desafío es frenar la propagación entre las personas que viven en lugares cerrados. El distanciamiento social puede resultar difícil en lugares como hogares de ancianos, apartamentos pequeños, residencias universitarias y viviendas para trabajadores migrantes.

Como ecologistas del comportamiento que han estudiado las interacciones sociales en las abejas melíferas, vemos paralelismos entre la vida en la colmena y los esfuerzos para controlar el COVID-19 en entornos densamente poblados. Aunque las abejas viven en condiciones que no favorecen el distanciamiento social, han desarrollado formas únicas de lidiar con las enfermedades trabajando colectivamente para mantener la colonia sana.

Las colmenas de la Universidad de Tufts, Mass.

La vida en una multitud

Las abejas melíferas, como los humanos, son organismos muy sociales. Una colonia de abejas melíferas es una metrópoli bulliciosa formada por miles de individuos.

Tres “tipos” de abejas comparten espacio dentro de la colonia. La reina, que es la única hembra reproductora, pone huevos. Los zánganos, las abejas machos, abandonan la colmena para aparearse con reinas de otras colonias. Los trabajadores - hembras estériles - constituyen la mayor parte de la colonia y realizan todo el trabajo no reproductivo. Construyen un peine de cera, recogen y traen comida, atienden a los jóvenes y más.

Los miembros de una colonia trabajan tan bien juntos que la colonia puede denominarse superorganismo, una comunidad muy conectada que funciona como un solo ser.

Ser así de social tiene muchos beneficios: simplemente pregúntale a cualquier padre soltero qué tan útil sería vivir ahora en una comunidad que ofreciera cuidado infantil cooperativo. Pero también impone costos, en particular, la propagación de enfermedades. Dentro de la colmena, las abejas obreras se transfieren néctar entre sí, esencialmente intercambiando el ingrediente esencial por miel. Se arrastran uno encima del otro y se topan con otros todo el tiempo.

La reina de la colonia, marcada con pintura para trazarla, que es la única hembra reproductora, pone huevos. Rachael Bonoan, CC BY-ND

Además, los seres humanos mantienen muchas colonias de abejas melíferas juntas con fines agrícolas. Esto crea “ciudades” antinaturales y densamente pobladas de estos superorganismos, donde las plagas y enfermedades pueden propagarse desenfrenadamente.

Inmunidad social

Al igual que los humanos, las abejas obreras individuales tienen sistemas inmunológicos que reconocen los patógenos invasores y luchan para deshacerse de ellos. Sin embargo, existen algunas clases de patógenos que el sistema inmunológico de las abejas no parece reconocer. Por tanto, las abejas necesitan una táctica diferente para luchar contra ellas.

Para estas amenazas, las abejas defienden la colonia a través de la inmunidad social, un esfuerzo de comportamiento cooperativo de muchas abejas para proteger a la colonia en su conjunto. Por ejemplo, las abejas obreras eliminan a los jóvenes enfermos y muertos de la colonia, lo que reduce la probabilidad de transmitir infecciones a otras abejas.

Las abejas obreras también recubren la colmena con una sustancia antimicrobiana llamada propóleo, hecha de resina vegetal que recolectan y mezclan con cera y enzimas de abejas. Aplicado a las paredes de la colmena y entre las grietas, este “pegamento de abeja” mata varios tipos de patógenos, incluida la bacteria que causa una temida enfermedad de las abejas llamada loque americana.

Otro patógeno, el hongo Ascosphaera apis, causa una enfermedad de las abejas llamada tiza. Debido a que el hongo es sensible al calor, la cría de tiza generalmente no afecta una colmena de abejas melíferas fuerte, que mantiene su propia temperatura en algún lugar entre 32 y 36 grados centígrados. Pero cuando una colonia es pequeña o la temperatura exterior es fría, como en una temprana primavera de Nueva Inglaterra, la cría de tiza puede convertirse en un problema.

Beekeeper in protective suit check hives in a California almond orchard.
Almendreras en Turlock, Calif. Los seres humanos mantienen muchas colonias de abejas melíferas juntas con fines agrícolas, creando ‘ciudades’ antinaturales donde las plagas y enfermedades pueden propagarse desenfrenadamente. AP Photo, Gosia Wozniacka

El patógeno de la cría de tiza afecta a las abejas melíferas jóvenes, o larvas, que se infectan cuando se les alimenta con esporas de alimentos infectados. Permanece latente en el intestino de las larvas esperando que la temperatura descienda por debajo de los 30 grados centígrados. Si esto sucede, el patógeno crece dentro del estómago de las larvas y finalmente mata a la abeja joven, convirtiéndola en una momia blanca con forma de tiza.

Cuando se detecta este patógeno, las abejas obreras protegen a las crías vulnerables contrayendo sus grandes músculos de vuelo para generar calor. Esto eleva la temperatura en el área del panal de cría de la colmena lo suficiente como para matar al patógeno. (Las abejas usan el calor por muchas razones: para optimizar el desarrollo de la descendencia, para combatir patógenos e incluso para “hornear” avispones invasores).

En un estudio reciente, investigamos cómo la eficiencia de la fiebre a nivel de colonia podría cambiar con el tamaño de la colonia. En el apiario del Laboratorio Starks, infectamos colonias de varios tamaños con tiza y rastreamos la respuesta de las colonias con imágenes térmicas.

Las abejas generan una fiebre a nivel de colonia para combatir la enfermedad. La temperatura de la colonia se puede medir con una cámara termal. Rachael Bonoan, CC BY-ND

Las colonias más grandes generaron con éxito una fiebre a nivel de colonia para combatir la enfermedad. Las colonias más pequeñas lucharon, pero las abejas individuales en las colonias más pequeñas trabajaron más duro para elevar la temperatura que las de las colonias más grandes. Incluso si fallan, las abejas no ceden a la fatiga de la fiebre abandonando la pelea.

En la colmena, la salud pública es para todos

Al igual que las colonias de abejas melíferas en los campos agrícolas, muchos seres humanos viven en condiciones extremadamente densas, lo que ha sido especialmente problemático durante la pandemia de COVID-19. El objetivo del distanciamiento social es actuar como si viviéramos en densidades más bajas usando cubrebocas, manteniéndonos al menos a dos metros de distancia de los demás y permitiendo que menos personas ingresen a las tiendas.

Los datos de principios de la pandemia muestran que el distanciamiento social estaba frenando la propagación del virus en Estados Unidos. Pero luego los estadounidenses se fatigaron por el encierro. Para el verano, muchas personas ya no se distanciaban socialmente ni usaban máscaras; en promedio, las personas estaban haciendo menos para frenar la propagación del virus que en abril. El promedio de cinco días de nuevos casos en Estados Unidos aumentó de menos de 10.000 a principios de mayo a más de 55.000 a fines de julio.

Aunque las abejas melíferas no pueden usar máscaras ni distanciarse socialmente, cada trabajador individual contribuye a la salud pública de la colonia. Y todos siguen las mismas prácticas.

También sobresalen en la toma de decisiones grupales. Por ejemplo, cuando llega el momento de elegir un nuevo hogar, una abeja obrera que ha visitado un nuevo nido ‘baila’ para promocionarlo entre otras abejas. Cuanto más adecuado sea el sitio, más tiempo y más trabajará para convencer a los demás.

Si otros expresan su acuerdo, a través del baile, por supuesto, la colonia se muda al nuevo sitio del nido. Si las abejas no están de acuerdo, ese baile específico se detiene, esa opción finalmente pierde el favor y la búsqueda continúa. De esta manera, solo un grupo de seguidores informados puede ganar el día.

Como han observado muchos comentaristas, el fuerte enfoque en la libertad y el individualismo en la cultura estadounidense ha obstaculizado la respuesta estadounidense al COVID-19. Vemos a las abejas melíferas como un valioso contramodelo y como una prueba poderosa de que los beneficios sociales requieren una comunidad.

Este artículo fue traducido por El Financiero.

This article was originally published in English

Want to write?

Write an article and join a growing community of more than 113,400 academics and researchers from 3,697 institutions.

Register now