Un niño mira a través de los cristales tintados de un autobús mientras abandona las instalaciones del departamento de Aduanas y Protección de Fronteras de EEUU, 19 de junio, 2018, en McAllen, Texas. AP Photo/Eric Gay

Separar a un niño de sus padres puede modificarle el cerebro

La separación traumática de los niños y sus padres en las fronteras pueden causar cambios permanentes en la estructura cerebral de los niños y en su actividad genética.
Una trabajadora sanitaria utiliza el equipo de protección contra el virus en un centro de tratamiento en Bikoro, República Democrática del Congo, el 13 de mayo de 2018. John Bompengo / AP

Ébola: el virus sigue siendo más rápido que los políticos

La historia y las matemáticas nos dicen que el virus del Ébola se extiende exponencialmente rápido. Esto significa que es un problema global y que todos los países necesitan unirse para parar la epidemia rápidamente.

Por qué somos diferentes

10 motivos

Lo más leído la última semana

  1. ¿Por qué perder a un perro puede ser más duro que perder a un familiar o a un amigo?
  2. Terapias antitabaco para desengancharse de los videojuegos
  3. El secreto de la longevidad en las ‘zonas azules’: nueve razones para vivir más
  4. La mitad de las vacunas se echa a perder, pero podremos evitarlo si logramos mantenerlas a temperaturas estables
  5. Separar a un niño de sus padres puede modificarle el cerebro

Proponer una idea

¿Tiene alguna propuesta de artículo que pueda resultar interesante para The Conversation?

Propónganosla

Nuestra audiencia

The Conversation tiene una audiencia mensual de 10 millones de lectores, y un impacto de 40 millones a través de licencias de Republicación Creative Commons.

¿Quiere publicar en The Conversation?

Escriba un artículo y únase a una comunidad de más de 70.300 académicos e investigadores de 2.440 universidades y centros de investigación.

Regístrese